Loading
Buscar en Drogas México

   

Boletín Intercambiando No 38 :: Drogas México

...
en portada

La marihuana en la ciudad
Boletín Intercambiando No 38
Narco mexicano reemplazó a cárteles de Cali y Medellín: Ciurlizza a CNN


Visita el boletín en su sitio original ...
ABR
1
2 0 1 3
0 comentarios


Boletín Intercambiando No 38

Intercambios (Arg)

Lunes 1 de abril de 2013 (15/04/13)
ver en intercambios.org.ar

Visita el boletín en su sitio original



SUMARIO















EDITORIAL: Entre la incertidumbre y la expectativa
Entre la incertidumbre y la expectativa

Las últimas novedades que se produjeron en Argentina ponen en suspenso la política de drogas que se viene desarrollando desde el estado nacional: Nos referimos a la sorpresiva renuncia de Bielsa a la SEDRONAR y la incertidumbre acerca de quién será designado en su reemplazo. Desde Intercambios, esperamos que el nuevo funcionario aliente una política integral hacia los usuarios de drogas, refuerce la orientación señalada en 2009 por la Corte Suprema en el sentido de no criminalizarlos y se sume al cada vez más generalizado reclamo latinoamericano por revisar las estrategias actuales y proponer alternativas.

Precisamente desde el aspecto regional es que se generan las mayores expectativas para los próximos meses. El informe técnico que encargaran los presidentes en la Cumbre realizada el año pasado ya está finalizado y se presentaría el próximo mes de mayo. A su vez, la búsqueda de estrategias alternativas en el tema drogas será el tópico principal en la próxima Asamblea General de la OEA que se desarrollará entre el 6 y el 8 de julio. Según el canciller de Guatemala, país anfitrión, será “un diálogo histórico”.

Por otra parte, Intercambios estuvo presente en la 56 Sesión Anual de la Comisión de Estupefacientes que tuvo lugar en Viena a mediados de marzo y contó con una activa participación de las organizaciones de la sociedad civil. Esta edición de Intercambiando da cuenta de lo que allí sucedió, junto a otros temas como la creación en Argentina de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), con una entrevista a su titular, el fiscal Félix Crous, y la presentación de una nueva publicación de Intercambios dirigida a aquellas personas que desde distintos ámbitos forman equipos e intervienen en el campo de las drogas, en el marco de la necesidad de profundizar nuevas modalidades de intervención.

SUMARIO

56 Sesión Anual de la Comisión de Estupefacientes
América Latina reclama cambios en las políticas de drogas

Del 11 al 15 de marzo se realizó en el edificio de las Naciones Unidas en Viena la 56 Sesión Anual de la Comisión de Estupefacientes (CND). Intercambios estuvo presente a través de la participación de su presidenta, Graciela Touzé.

El organismo que supervisa la situación de drogas a nivel mundial, desarrolla estrategias y recomienda a los Estados las medidas a tomar en la materia, tuvo su reunión como todos los años en la capital austríaca.

Entre las resoluciones que se trataron en este encuentro anual, se destacan la número 4 (Intensificación de los esfuerzos encaminados a lograr los objetivos de la Declaración política de 2011 sobre el VIH y el SIDA, en particular el objetivo de reducir en un 50% para 2015 la transmisión del VIH entre las personas que consumen drogas por vía intravenosa) y la 13 (Preparativos del examen de alto nivel de la aplicación por los Estados Miembros de la Declaración política y Plan de Acción sobre cooperación internacional en favor de una estrategia integral y equilibrada para contrarrestar el problema mundial de las drogas).

En la primera de ellas se instó a los países a redoblar esfuerzos para lograr un compromiso político sostenido en la lucha contra el VIH/SIDA entre las personas que consumen drogas, y a garantizar el acceso suficiente de las personas que consumen drogas, en particular las que lo hacen por vía intravenosa, a cumplir las nueve intervenciones básicas señaladas en la Guía Técnica de la OMS, la ONUDD y el ONUSIDA para que los países establezcan metas en relación con el acceso universal de los usuarios de drogas por inyección a los servicios de prevención, tratamiento y atención del VIH, sin estigmas ni discriminación y garantizando la igualdad entre los géneros. Por otra parte, se solicitó a la ONUDD que amplíe considerablemente su labor con la sociedad civil.

La resolución también pide a los países que, de conformidad con la legislación nacional, refuercen la coordinación entre las autoridades nacionales competentes, entre otras, las de salud, justicia penal y aplicación de la ley, y con la sociedad civil, y que elaboren estrategias para garantizar la disponibilidad de servicios de prevención del VIH, tratamiento, atención y apoyo para las personas que consumen drogas, en particular las que lo hacen por vía intravenosa.

En cuanto a la resolución número 13, decide realizar en 2014 un examen de alto nivel por un período de dos días durante el 57 período de sesiones de la CND, y que el tema sea “Progresos realizados y dificultades en la aplicación de la Declaración política y el Plan de Acción sobre cooperación internacional en favor de una estrategia integral y equilibrada para contrarrestar el problema mundial de las drogas”. La resolución indica que en este examen de medio plazo se tengan en cuenta, entre otras contribuciones, información pertinente proveniente de la sociedad civil. Asimismo recomienda a la Asamblea General asignar a la Comisión un papel principal en el proceso de preparación de la sesión especial sobre drogas de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGASS), que se celebrará en 2016.

Apertura con críticas a la estrategia actual

Entre los discursos de apertura de las distintas delegaciones, se destacó el de Bolivia, representada por su presidente Evo Morales. El mandatario boliviano aseguró que “el problema no es la hoja de coca, sino los protocolos y la estrategia internacional de la lucha contra el narcotráfico”, a la vez que abogó por una revisión crítica de esta estrategia para la UNGASS de 2016, donde se definirá el próximo plan de acción internacional en materia de drogas.

“Tenemos 2 ó 3 años para recuperar los resultados de la lucha contra el narcotráfico, pero también hemos de debatir sus fracasos. La lucha contra el narcotráfico, o la lucha por la democracia, pueden tener resultados si no tienen como objetivo un control geopolítico. No es posible que detrás de la lucha contra el narcotráfico esté el interés de adueñarse de nuestros recursos naturales”, expresó Morales.

La delegación uruguaya, por su parte, destacó el hecho de que “una política de drogas que nos comprenda a todos es un desafío global para los próximos años”. En un repaso histórico, el representante uruguayo señaló que “el siglo XX se propuso algo que ninguna cultura o sociedad se había propuesto anteriormente, eliminar las drogas de la faz de la tierra. Se implementaron políticas basadas en los principios del prohibicionismo. Hoy tenemos una abrumadora evidencia que nos permite ver que no solo estos objetivos no se han cumplido, sino que estamos ante una realidad sensiblemente más compleja”.

En ese sentido, defendió las políticas que impulsa actualmente el gobierno de ese país, que van en contra del prohibicionismo y la criminalización: “Nuestro país tiene el derecho, en la medida que sus políticas no causen daños a terceros, a implementar aquellas políticas públicas que contribuyan, en el marco de la plena vigencia de los derechos humanos de sus ciudadanos, a mejorar y proteger la salud y la calidad de vida de los mismos”.

La delegación argentina, en tanto, rebatió algunas afirmaciones del último informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), tal como ya lo había hecho días atrás en la presentación local del informe. Según Argentina, no es correcto lo que informó la JIFE respecto del número de laboratorios ilícitos de procesamiento de cocaína base descubiertos en los últimos años, incautación de estimulantes, embarques de cocaína a Australia y a Nueva Zelanda.

Por otra parte, el país propuso debatir un nuevo régimen legal/institucional de control de drogas y lucha contra narcotráfico para UNGASS 2016: “Deberíamos analizar si, tras las décadas transcurridas y a la luz de los resultados logrados hasta el presente, no ha llegado el momento de comenzar un debate abierto sobre la coherencia y efecto útil de algunos de los preceptos y principios básicos contenidos en dichos tratados”.

Yans: en desacuerdo con un cambio de rumbo

La voz de la JIFE, en tanto, se hizo oír en el diálogo que mantuvo su titular, Raymond Yans, con las organizaciones de la sociedad civil. “La JIFE no creó las convenciones de drogas. Fueron creadas por los gobiernos. La JIFE fue creada por estas convenciones. Son los gobiernos los que deberían cambiarlas”, afirmó Yans, quien también se mostró reacio a implementar cambios en las actuales políticas, a pesar de que su fracaso ha impulsado a muchos gobiernos a buscar soluciones alternativas: “Cuando rompes la primera regla, estás rompiendo todas las demás. Cuando la gente joven lee en los titulares ‘Marihuana, legalizada en Colorado’ ¿Qué idea puede tener de la prevención?”

La participación de la sociedad civil

En la II Audiencia Informal con las organizaciones de la sociedad civil, se manifestó el apoyo de las organizaciones a la aplicación de la Declaración Política y el Plan de Acción aprobado en 2009 y se habló sobre cómo éstas podrían contribuir al control y la evaluación de los logros en la revisión de medio plazo en el 2014 y más allá.

Estuvieron presentes Antonio García Revilla, Presidente de la 56 Sesión de la CND, Sandeep Chawla, Director Adjunto de la ONUDD, en representación del Director Ejecutivo, y Mark Rutgers van der Loeff, Relator de la 56 Sesión de la CND. Todos destacaron su compromiso con la intensificación del trabajo conjunto con las ONG a fin de poder compartir sus experiencias y opiniones, lo cual contribuye a responder de manera efectiva a un problema global.

La presentación realizada por Michel Perron, del Comité de ONGs de Viena (VNGOC), demostró la contribución de las organizaciones de la sociedad civil en proyectos locales y en servicios de prevención, tratamiento, atención y recuperación a nivel nacional e internacional, para lo cual cuentan con un gran número de voluntarios.

Por su parte, Sharon Stancliff, de la Harm Reduction Coalition, repasó las contribuciones de las ONGs a la aplicación de la Resolución 55/7 “Promover medidas para prevenir sobredosis de drogas, en caso de sobredosis de opiáceos en particular”.

Como conclusión del encuentro, se planteó que sería beneficioso explorar formas de establecer un marco de consulta e información estructurado con vistas a la revisión de la Declaración Política y Plan de acción aprobados en 2009, y se consideró que el modelo de “Más allá del 2008” podría resultar adecuado.

Otra actividad de las organizaciones de la sociedad civil fue el diálogo informal con Yuri Fedotov, director ejecutivo de la ONUDD, a quien se le planteó que existe un gran debate sobre la descriminalización del consumo de drogas, la regulación del cannabis o las salas de consumo controlado, tanto desde las ONGs como desde algunos gobiernos. Fedotov respondió que el punto no está en las convenciones internacionales sino en las legislaciones nacionales, y señaló que los usuarios de drogas “no deben ser tratados como criminales sino como pacientes, con pleno respeto a sus derechos”. Para el funcionario, “la tendencia es positiva”.

Por otra parte, el 14 de marzo se realizó la reunión general anual del Comité de ONGs de Viena (VNGOC), a la que asistió Intercambios en su carácter de miembro del mismo. Durante la reunión se procedió a la elección de la nueva comisión directiva para el período marzo 2013-marzo 2015, que quedó integrada del siguiente modo: Presidente, Michel Perron, del Canadian Centre on Substance Abuse; Vicepresidente, Esbjorn Hornberg, de IOGT International; Secretaria, Janina Romanova, de European Cities Against Drugs; Subsecretaria, Elena Goti, de Dianova; Tesorero, Paul Rompani, de Fundación Mentor; Vicetesorera, Elisa Rubini, de San Patrignano.

Eventos paralelos

Entre los numerosos eventos paralelos, se pueden destacar los siguientes:

- La reforma de la política de cannabis y la convención de 1961. Organizado por IDPC y TNI. Con la moderación de Ann Fordham del IDPC, expusieron: James Mills, autor del libro Cannabis Nation, y Diego Cánepa, Prosecretario de la Presidencia de Uruguay.

- La agenda latinoamericana para una reforma de las políticas de drogas. Organizado por IDPC, TNI y WOLA. Con la moderación de Coletta Youngers, de WOLA. Allí expuso Pedro Arenas, representante del Observatorio de Cultivos Declarados Ilícitos (OCDI), quien recomendó prestar atención a las marchas campesinas en Colombia que no se registraban desde 1996. Luego Julio Calzada, secretario general de la Junta Nacional de Drogas de Uruguay, presentó el proyecto de ley sobre regulación del mercado de cannabis.

- Descriminalización: definiciones y modelos. Organizado por IDPC y Release. Con la moderación de Ross Bell, de la New Zeland Drug Foundation, expusieron: Joao Goulao, Coordinador nacional para los problemas de drogas de Portugal; Jindrich Voboril, coordinador nacional anti-drogas de la República Checa, y Jamie Bridge, de IDPC.

SUMARIO

Rafael Bielsa renunció a la SEDRONAR
Una gestión que duró 15 meses

El funcionario había asumido su cargo en diciembre de 2011. Durante su mandato sostuvo la necesidad de revisar los paradigmas basados en la criminalización y la prohibición, a la vez que apoyó la modificación de la actual ley de drogas con el objetivo de ajustarla a lo dispuesto por el Fallo Arriola de la Corte Suprema.

Sin aviso previo, llegó a su fin el paso de Rafael Bielsa al frente de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR). El ex canciller presentó su renuncia para volver a la actividad privada. Sin embargo, lo hizo en una compañía que mantiene estrecha relación con el Estado: asumió como presidente de Aeropuertos Argentina 2000, la empresa que ejerce la concesión de 33 aeropuertos nacionales.

Desde que llegó a la SEDRONAR, Rafael Bielsa tuvo una posición respecto a los principales temas relacionados con las políticas de drogas contrapuesta a la de su antecesor en el cargo, José Ramón Granero. Bielsa se manifestó en favor de un nuevo paradigma que reemplace a la fracasada guerra contra las drogas y sostuvo que “la reducción de daños es un abordaje muy valioso”.

Por otra parte, en el plano local impulsó acciones para mejorar los dispositivos de atención a usuarios de drogas en todo el país, federalizando la estructura del organismo, e insistió con la necesidad de reformar la actual ley de drogas de acuerdo a lo que dictaminó la Corte Suprema en el Fallo Arriola, que establece la inconstitucionalidad de penar la tenencia para consumo.

Antes de llegar a la SEDRONAR, Rafael Bielsa había tenido ya actividad en la función pública. En 1999 fue nombrado Síndico General de la Nación, cargo que ocupó hasta 2001. Entre 2003 y 2005, fue ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Néstor Kirchner, hasta que resultó electo diputado nacional por el Frente para la Victoria. También fue candidato a gobernador de la provincia de Santa Fe en 2007.

SUMARIO

Continúa el debate sobre drogas en el marco de la OEA
Los gobiernos de la región analizan un cambio en las políticas de drogas

El informe técnico que encargaran los presidentes al organismo el año pasado está listo y sería presentado en Colombia el 20 de mayo. Además, las drogas serán el tema principal en la Asamblea General que tendrá lugar en julio en Guatemala, justamente uno de los países que más ha impulsado un nuevo abordaje.

El debate sobre una nueva estrategia para abordar el tema drogas que desde hace años vienen impulsando activistas, especialistas, trabajadores de la salud, usuarios y organizaciones de la sociedad civil, ha llegado finalmente a nivel gubernamental. Por esa razón, durante la pasada Cumbre de las Américas, los presidentes de la región encomendaron a la Organización de Estados Americanos (OEA) elaborar un Estudio Hemisférico sobre Drogas.

El trabajo comenzó de inmediato y, a finales de febrero, tuvo lugar en Panamá la segunda consulta sobre nuevos escenarios alternativos para enfrentar el problema de las drogas. Una vez finalizados, tanto el informe analítico como el de escenarios, fueron entregados al Secretario General de la OEA y serían presentados en Bogotá, Colombia, el próximo 20 de mayo.

Repensar estrategias


Según el presidente colombiano Juan Manuel Santos, "este informe será otro aporte de gran valor para entender con más precisión a qué nos estamos enfrentando y cómo podemos ajustar nuestra aproximación para alcanzar mejores resultados en esta lucha”. Para el mandatario, “llegó el momento de repensar nuestras estrategias" y “examinar cómo podemos continuar nuestro trabajo de una manera más racional y eficiente".

Santos destacó que “no se trata de un estudio únicamente para los países de América. En la Cumbre de la CELAC y la Unión Europea, que se realizó en Chile el pasado mes de enero, invité a los países europeos a unirse en la consideración de los resultados de este estudio y a acordar, en consecuencia, acciones que garanticen el éxito de la Sesión Especial que Naciones Unidas está proyectando para el 2016”.

Diálogo histórico

Del 6 al 8 de julio Guatemala será anfitrión de la Asamblea General de la OEA, donde tomarán parte todos los cancilleres del continente. Según el ministro de Relaciones Exteriores del país anfitrión, Luis Fernando Carrera, allí se espera lograr un “diálogo histórico” que dé un giro a los enfoques para encarar la problemática de las drogas.

El tema principal será en esta ocasión “Estrategias alternativas del combate a las drogas”. Carrera señaló que la intención es aprobar cinco subtemas: “Fortalecimiento de los sistemas de salud pública para la prevención del consumo y la adicción, reducción de violencia homicida y delitos conexos al narcotráfico, promoción del desarrollo económico local y legalización de cultivos, reducción del tráfico de armas y del lavado de activos, y despenalización del consumo para reducir la población carcelaria”.

SUMARIO

Entrevista a Félix Crous, titular de la Procuraduría Adjunta en Narcocriminalidad
“Queremos promover que los fiscales tengan una posición reflexiva e inteligente en el tema drogas”

La Procuraduría Adjunta en Narcocriminalidad (PROCUNAR) que acaba de crearse bajo el ámbito del Ministerio Público está a cargo del fiscal Félix Crous, quien desde 2004 se desempeñó en la unidad fiscal de investigaciones sobre violaciones de los derechos humanos. En esta entrevista, plantea su mirada sobre la ley de estupefacientes, la desfederalización, las fuerzas de seguridad y el rol de los fiscales en las causas en que se investigan delitos de drogas.

-¿Cuál es la prioridad de la procunar?

-En esta primera etapa de instalación, mi perspectiva es mapear toda la información para tener un panorama científico y real de la temática, no intermediado sólo por el Estado, sino con la información que tienen actores muy diversos, especialmente los que están directamente en los territorios. Nacemos al calor del conflicto rosarino, que no sabemos si es un fenómeno emergente o un fenómeno local, pero sí entendemos que hay un tema político muy fuerte acerca de la disputa en el territorio entre formas de narcocriminalidad de base y formas de militancia de base. Es importante saber cómo ven el tema quienes están donde pasan las cosas. A partir de esta información daremos recomendaciones a la Procuradora para que tome algunas decisiones.

-¿En qué dirección deberían ir estas decisiones?

-Lo primero que queremos promover es que los fiscales federales tengan una posición reflexiva e inteligente en el tema drogas. Estamos ante delitos que no tienen dificultades probatorias y que se basan en investigación policial. Lo que buscamos es que sus respuestas no se conviertan en un movimiento reflejo ni en una legitimación de las políticas de represión policial. En el tema drogas tenemos por un lado conductas criminales, pero otras son de derechos y libertades individuales. Y esta es una dimensión que no puede ser minimizada.

-Entendemos se refiere al consumo personal de sustancias ilícitas. Si bien desde la procunar se puede dar instrucción a los fiscales para que no avancen las causas, lo cierto es que quien las inicia es la policía, que no depende del Ministerio. ¿Qué estrategia darse con esto?

- Debemos confiar en la posibilidad de que el estado nacional y los estados provinciales profesionalicen sus recursos policiales. Para nosotros, la cuestión es ver qué capacidad tendremos de unificar ciertos criterios dentro del Ministerio Público que sean transmisibles dentro de las fuerzas de seguridad. Cuando una fuerza está trabajando en una cosa no está haciendo otra. Si concentran sus energías en avanzar sobre los derechos individuales de la gente, no pueden hacer otras. Y si no hacen puede ser por dos razones: porque les cuesta más y tienen pereza o porque son socios de los que están en esa actividad.

-La ley de desfederalización para los delitos de drogas nos permitió ver cómo terminaron en prisión los eslabones menores del tráfico. Es decir, la energía policial puesta en cuestiones menores.

-Esa ley es nefasta. Es un grave error, una concesión a la demagogia punitiva: cada gobernador tiene potestad para ver qué hacer con el capítulo de la ley de estupefacientes 23.737 que más interfiere sobre las libertades de los ciudadanos y, por otro lado, conspira contra la eficacia de la investigación. Lo vemos ahora en Rosario, si bien no adhiere a la ley de desfederalización: homicidios investigados por la justicia local y estructura de la asociación ilícita por la justicia federal. Tenemos a la justicia local ocupada en el usuario de drogas, es decir en lo más inconstitucional de la ley de drogas a partir del fallo de la Corte Suprema. Y, sin embargo, se concentra allí toda la acción de la provincia.

-Precisamente, lo que queda afuera es la persecución del crimen organizado. ¿Cómo se posiciona la procunar para avanzar en este sentido?

-Es necesaria una enorme tarea de reingeniería de todo el sistema judicial, donde se reformen leyes de fondo, leyes procesales y leyes orgánicas organizacionales. En este sentido, hay que ir a un sistema donde las investigaciones las tengan los fiscales y estos delitos que están instalados de un modo territorial en todo el país, y con cierta ubicuidad en su propia secuencia, en sus distintas jurisdicciones, sean de incumbencia federal.

-Lo que implica un conjunto de reformas pendientes. ¿Qué pueden hacer con este marco?

-Por un lado, esperamos que nadie más adhiera a la ley de desfederalización, y por otro, lo cierto es que una parte importante del fenómeno está concentrado en la justicia federal y ahí nosotros tenemos un rol vigoroso, aunque el fiscal no tenga a su cargo la investigación. En el sistema judicial lo sistémico tiene una influencia relativa porque es un sistema muy desintegrado, entonces un fiscal con una actividad muy proactiva dentro de un juicio, aunque no tenga la conducción de la investigación, hace diferencia.

-¿Cómo piensan el tratamiento judicial a los pequeños eslabones del tráfico?

-Sin duda las víctimas del consumo de la droga más nociva para los pobres son tan pobres como el que está en el microtráfico, que no deja de serlo por entrar en ese negocio. Si el micronarco le paga el remis a la señora para que lleve a su hijo al hospital porque el SAME no entra, no podemos mirar eso con los mismos ojos con que vemos el tráfico a gran escala o el lavado de dinero. Quien está en esa condición social reúne la doble condición de víctima y victimario. El fenómeno tiene que ser abordado, porque el nivel de violencia que genera es real. Ahora: ¿es la pata penal la más idónea para esto? No lo creo. Hay que tener una intervención, selectiva y con las fuerzas de seguridad focalizadas y entrenadas en esta mirada, es decir una policía de baja conflictividad, de mediación comunitaria, que sea aliada del vecino que padece esa violencia. El gran investigador sofisticado es quien tiene que asegurarse que esa sustancia no llegue a ese contexto tan deteriorado. Lo cierto es que si la sustancia es la única forma de sustento económico, no hay como ganar ese espacio comunitario.

-En definitiva estas personas están engordando las cárceles

-La ley de drogas hay que reformarla, es desmesuradamente represiva para los únicos a los que les llega el sistema penal, que son los eslabones menores del tráfico, pero no alcanza prácticamente a los protagonistas de mayor jerarquía.

-El informe de Estado de los EEUU dado a conocer a principios de marzo sugiere incorporar en América Latina las Cortes de Drogas, que es algo que también la CICAD plantea. ¿Qué visión tiene al respecto?

-No he avanzado sobre el tema, de todas formas soy generalista. Los funcionarios más especializados suelen ser los más ignorantes porque suelen perder el contexto general en que se producen los fenómenos humanos. Una Corte especializada en drogas sería una Corte que no mira los conflictos de los seres humanos en toda su complejidad. En ese sentido, no me entusiasma, aunque tengo que meterme más en la cuestión.

-Quienes tienen una mirada más crítica al respecto plantean que no hace más que seguir justificando las medidas curativas y de seguridad desde el campo penal.

-Sí, sí, la compulsividad del tratamiento, que no sirve para nada, salvo en casos en que esté en riesgo la vida en forma inminente. En el tema de las libertades personales no se puede ser paternalista. Sólo podrá tomarse como tema de salud pública si des-satanizamos las drogas y podemos considerar a las personas como sujetos con capacidad para tomar sus propias decisiones.

-Finalmente, ¿cuál es su visión sobre el autocultivo y el desarrollo de asociaciones cannábicas?

-Absolutamente a favor, es una política de autoprotección de los usuarios de drogas, de deliberado retiro del sistema de tráfico. Quien cultiva lo hace porque quiere tener un control sobre la calidad de lo que consume. Los sectores más reaccionarios han construido el discurso de que “todo consumidor en algún lado lo compró, por lo tanto forma parte del circuito del tráfico”. Hasta ese argumento queda desmentido en su grotesco si yo cultivo lo que consumo. Me parece que mientras el cultivo sea proporcional a la persona o al conjunto de personas que lo habrá de consumir, no hay por qué perseguirlo.

SUMARIO

Voces por una nueva ley de drogas
Se llevó a cabo la segunda etapa de la campaña 15 ideas

La campaña “15 ideas por una nueva ley de drogas”, cuyo objetivo es promover el debate sobre temas clave en la reforma de la ley de estupefacientes 23.737, cumplió su segunda etapa, en la cual incorporó las voces de celebridades, periodistas, funcionarios, especialistas e integrantes de la sociedad civil.

Intercambios puso en marcha en mayo de 2012 la campaña “15 ideas por una nueva ley de drogas”, que apunta a impulsar un debate en la sociedad sobre una nueva normativa que reemplace o introduzca profundas reformas en la actual ley de estupefacientes. Tras una primera etapa enfocada en instalar el tema en las redes sociales y medios de comunicación, a la vez que se procuró llegar con la propuesta a los diputados y senadores nacionales y a organizaciones de la sociedad civil no especializadas en el tema drogas, se llevó a cabo en febrero y marzo de este año una nueva fase, en la cual diversas voces se pronunciaron en favor de la iniciativa.


Quiénes participaron

Estas voces que se sumaron a la campaña pertenecen a distintos sectores, y fueron divididas en cuatro segmentos: Sociedad civil, Familias, Celebridades y medios, y Especialistas y Estado. Entre quienes participaron se puede mencionar al ex titular de la SEDRONAR Rafael Bielsa, quien al momento de su testimonio aún ocupaba ese cargo, los jueces Martín Vázquez Acuña y Adrián Grünberg, Gabriela Torres, funcionaria del Ministerio de Educación de la Nación, y el ex diputado nacional Leonardo Gorbacz, autor de la Ley Nacional de Salud Mental.

De la sociedad civil dieron su opinión en favor de las 15 ideas, el pastor luterano Lisandro Orlov, la rabina de la comunidad Bet El Silvina Chemen, Luciana Pol, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Alexis Medina, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de La Matanza, Marcela Alsina, de la Red Bonaerense de Personas viviendo con VIH, Alberto Ascolani, de la Asociación Rosarina de Estudios Culturales (AREC), y Verónica Russo, de la Red Argentina por los Derechos y Asistencia de los/as Usuarios/as de Drogas (RADAUD), entre otros.

También se expresaron la actriz Valentina Bassi, la cantante Érica García, figuras del deporte como el ex tenista Martín Vassallo Argüello y el preparador físico Fernando Signorini, y los periodistas Luisa Valmaggia, Silvia Martínez Cassina y Emilio Ruchansky. Se sumaron, además, en el segmento Familias, gente del común con inquietudes acerca del tema.

Estas más de cincuenta voces se recabaron a través de entrevistas personales y fueron reflejadas en una sección especial de la web de Intercambios. Se pueden ver en la dirección http://www.intercambios.org.ar/category/15-ideas/15ideas/voces/, y se difundieron también a través de las redes sociales Facebook y Twitter.

Antecedentes y apoyos

En mayo y junio del año pasado, Intercambios había implementado la primera fase de la campaña “15 ideas por una nueva ley de drogas”. En ese entonces, el documento con las 15 propuestas (que puede leerse completo en http://www.intercambios.org.ar/15-ideas/texto-completo/) fue presentado en diversas reuniones mantenidas con legisladores nacionales, en el marco del debate planteado en el Congreso de la Nación en torno a la reforma de la ley de estupefacientes 23.737. También se complementó con una acción en las redes sociales que tuvo una importante repercusión.

La campaña recibió la adhesión de organizaciones e instituciones tales como el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el Centro Nueva Tierra, la Cruz Roja Argentina, la Defensoría General de la Nación, la Fundación Huésped, las Madres Contra el Paco y por la Vida de Lomas de Zamora, la Procuración Penitenciaria de la Nación y la Sociedad Argentina de Medicina Antropológica, entre otras. Suman en total 36, de las cuales 31 son de Argentina y las restantes del exterior.

SUMARIO

SEDRONAR desmintió aseveraciones del informe de la JIFE
Los puntos de desacuerdo: laboratorios, estimulantes anfetamínicos y tráfico internacional

En un gesto nada frecuente, la SEDRONAR utilizó el espacio de presentación del informe anual de la JIFE de las Naciones Unidas para “aclarar” aspectos con que desacuerda. Y, además, relativizó la selección de contenidos que realiza el organismo. Estas mismas aseveraciones las repitió la delegación argentina en Viena durante la 56 sesión de la CND.

“No es correcta la afirmación respecto de un aumento en el número de laboratorios ilícitos de procesamiento de cocaína base descubiertos en la Argentina en los últimos años”, señalaron representantes de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) el pasado 5 de marzo, durante la presentación del Informe 2012 de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la ONU.

En una reunión con la prensa encabezada por Julio Postiglioni, Subsecretario de Control de Sustancias Psicoactivas de la SEDRONAR y representantes de las diversas dependencias de la Secretaría, los funcionarios explicaron que el informe “se elabora en base a la información oficial que envían los Estados”, pero que en este caso varios puntos del documento publicado por la JIFE “no se corresponden” con la información enviada.

Las aclaraciones

Los temas centrales en que la SEDRONAR explicitó su disenso fueron tres: número y características de los laboratorios de procesamiento de cocaína descubiertos en 2011; incremento de incautación de drogas sintéticas (de contenido anfetamínico) y mayor tráfico a Nueva Zelanda y Australia.

La respuesta al informe fue enviada desde la Secretaría a Sebastián Rosales, Director de Asuntos Internacionales de Drogas de la Cancillería argentina. Los puntos desmentidos son:

1.- Aumento del número de laboratorios de procesamiento de cocaína base descubiertos, destinados en su mayoría a pasta de coca para consumo interno: la SEDRONAR aclaró que fueron descubiertos 32 lugares, lo que en realidad es una disminución en relación al incremento experimentado años anteriores. Esta información se podrá leer en detalle en el estudio “Centros de Procesamiento Ilícito de Estupefacientes en Argentina. Situación actual y tendencias 2000-2011”, de próxima aparición y enviado especialmente a la JIFE. Además, afirmó que sólo el 50% puede ser relacionado a procesos de fabricación de derivados de hoja de coca y la otra mitad a actividades de adulteración o fraccionamiento. Finalmente, Mariana Souto, Directora Nacional de Análisis y Control del Narcotráfico de la Secretaría, explicó que “laboratorio denota una cierta complejidad y actividades de procesamiento tempranas, que no es el caso de Argentina. Aquí la mayoría de los lugares son galpones precarios cerca de las zonas urbanas”.

2.- Propagación del uso de drogas sintéticas en Sudamérica, incluida la Argentina: el texto generaliza que “hubo incautación de importantes cantidades de estimulantes de tipo anfetamínico en 2011”. La SEDRONAR aclaró que no remitió información al respecto “ni se cuentan con datos que sustenten esa tendencia en los últimos años”.

3.- Aumento de la cocaína ingresada en Nueva Zelanda y Australia en el período 2010-2011: “Las cantidades de cocaína que provienen de Argentina hacia Australia son relativamente pequeñas en relación con otros países mencionados en el párrafo, en todos los casos de cantidades inferiores al kilo”, se aclara. Y, en el caso de Nueva Zelanda, autoridades de ese país aseguraron que ni siquiera se registraron incautaciones originadas en Argentina en el año.

Mayor acceso a los tratamientos

El informe de la JIFE señala que el gobierno argentino tomó “medidas para hacer extensivos los programas de prevención y los servicios de tratamiento y rehabilitación a todos los sectores de la población”. Enumera programas integrados de prevención en instituciones docentes, para las familias, en los lugares de trabajo, en las cárceles y programas comunitarios de prevención, entre otros.

El responsable de esa área en la SEDRONAR, Ignacio O Donnell, aseguró: “Mejoró el umbral de aceptación e ingreso a los tratamientos, creemos que porque generamos una oferta a la cual acceder, que quizá antes era más difícil de encontrar”.

Más medidas de control

El documento asevera además que se generaron políticas para “fortalecer la capacidad de aplicación de la ley de la Argentina en materia de fiscalización de drogas”, a través de cursos especializados a fuerzas de seguridad y funcionarios.

Además, se encuentran en preparación un código de conducta voluntario para la industria química, la aplicación del plan federal de inspección en las entidades que trabajan con sustancias sometidas a fiscalización y una línea telefónica especial durante las 24 horas para responder a preguntas de oficiales de la seguridad y la policía con respecto a los procedimientos de los puestos de control.

La selectividad del informe

Durante el diálogo con la prensa, en reiteradas oportunidades, las y los funcionarios de la SEDRONAR pusieron en cuestión la forma en que la JIFE selecciona la información que se le remite desde los Estados. Souto puso como ejemplo la información sobre UNASUR: “Estamos generando desde el Observatorio Latinoamericano el Sistema Interamericano sobre Tráfico Ilícito para mejorar la información con que contamos, muy similar al europeo. Sin embargo en el informe de la JIFE sólo se toma UNASUR vinculado a microtráfico, lo que habla del recorte que hace este organismo en la información que publica”, concluyó.

Una semana después, en la 56 sesión de la Comisión de Estupefacientes (CND) de la ONU, en Viena, la delegación argentina repitió sus críticas al informe y llamó a “un debate abierto sobre la coherencia y efecto útil de algunos de los preceptos y principios básicos” contenidos en los tratados internacionales sobre drogas.

SUMARIO

Nueva publicación de Intercambios: Prácticas de trabajo en drogas
Prácticas de trabajo en drogas

Editado por Intercambios con el apoyo de la Fundación Levi Strauss, este libro está dirigido a aquellas personas que desde distintos ámbitos forman equipos e intervienen –o se preguntan cómo hacerlo– en el campo de las drogas.

“Prácticas de trabajo en drogas. De la acción a la reflexión y vuelta” es una publicación inspirada en el intercambio producido con experiencias de trabajo y, sobre todo, con equipos de personas que en diferentes lugares, bajo diferentes circunstancias, se dispusieron a abordar los problemas que devienen del uso problemático de drogas.

La Fundación Levi Strauss, a partir del proyecto “Reduciendo el estigma y la discriminación de los/as usuarios/as de drogas”, hizo posible que Intercambios Asociación Civil editara este texto. En él se recuperan las estrategias de trabajo utilizadas por los equipos con el objetivo de, tal como reza su subtítulo, conducir a una reflexión a partir de la acción para, desde allí, como praxis social, volver a una acción transformada por ese relato.

Simplemente experiencias

Según explican las autoras, Paula Goltzman y Eva Amorín, del equipo de Intercambios, “no son experiencias ejemplares, no son modelos de experiencias, son simplemente y nada menos que experiencias. Acciones que avanzaron sobre la realidad del uso problemático de drogas y alcanzaron algunos logros, no sin contradicciones, obstáculos e idas y vueltas”.

Las experiencias que se van presentando a través de cada capítulo son las siguientes: La Esquina, de Bariloche, Río Negro; Red Comunitaria de Prevención de Metán, Salta; Proyecto de Reducción de Daños del Programa Municipal de VIH/Sida e ITS de San Martín, provincia de Buenos Aires; Consultório de Rua, en Salvador de Bahía, Brasil; y Sicoroga, en el Bañado Sur de Asunción, Paraguay.

Los capítulos restantes son: “Doce conceptos clave para repensar las prácticas de trabajo en drogas”, elaborado a partir de una conversación con el antropólogo especializado en drogas y salud Oriol Romaní, e “Instrumentalidad y política de las intervenciones de reducción de daños”, texto de Paula Goltzman y Jorgelina Di Iorio.

“Muchas veces dijimos que hacer que otra política de drogas sea posible es demostrar que efectivamente es posible. Las experiencias presentadas son únicas, singulares, pero también tienen muchos elementos en común. Lo estrictamente igual a ellas no vuelve a suceder, pero nos puede inspirar a intentar, probar, nos puede dar ideas y, sobre todo, compartir la sensación de que sí se puede”, aseguran las autoras.

La publicación se presentará el próximo 15 de abril a las 18 hs. en el aula Meyer Dubrovsky del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, Av. Corrientes 1543 de la Ciudad de Buenos Aires.

SUMARIO

El retorno de Bolivia a la Convención de Viena
La ONU aceptó el mascado de coca en Bolivia

El 10 de febrero Bolivia fue readmitida en la Convención de Viena de 1961 sobre drogas y estupefacientes y la ONU aceptó la legalidad del “acullico” en ese país. La medida es histórica y representa un triunfo para el pueblo boliviano, que se había retirado de la Convención en 2011 como señal de protesta por la prohibición.

"Bolivia re-accederá a la Convención Única de la ONU sobre Estupefacientes, con una excepción que permitirá el masticado de coca", informó el 14 de enero pasado la Oficina del Centro de Informaciones de Naciones Unidas en La Paz. La reincorporación se concretó el 10 de febrero y fue celebrada por el presidente de ese país, Evo Morales, quien señaló: “La coca ya no es considerada veneno”.

Por su parte, el vicecanciller de ese país, Juan Carlos Alurralde, anunció que Bolivia es parte nuevamente de “esa comunidad internacional que lucha contra el narcotráfico, pero con la salvedad de que esa comunidad ahora respeta el acullico, el uso tradicional y medicinal de la hoja sagrada”.

De los 183 Estados que ratificaron la Convención, quince países objetaron la solicitud de Bolivia, entre ellos Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Italia, Canadá, Francia, Alemania, Rusia, Holanda, Israel, Finlandia, Portugal, Irlanda, Japón y México.

El pedido de Bolivia era ser readmitido en la Convención, pero con reserva del veto que el país realizó a la disposición internacional sobre el masticado de la hoja de coca. Se necesitaba al menos un tercio de los 183 países miembros de la Organización (es decir unos 62) para rechazar la posición del país andino, pero sólo 15 se pronunciaron en contra.

La decisión de los Estados integrantes de la ONU de finalmente readmitir a Bolivia es un hecho histórico, pero lo realmente sin precedentes fue el posicionamiento del país presidido por Evo Morales, cuando en reclamo al respeto del ancestral masticado de la hoja de coca decidió retirarse de la Convención en el año 2011.

El reclamo de Bolivia: respeto originario

En una medida inédita en la historia de los tratados internacionales de control de drogas de las Naciones Unidas, en junio de 2011 Bolivia decidió retirarse de la Convención Única de Estupefacientes, sancionada en 1961 y reformada en 1972, debido a que se rechazó su propuesta de suprimir de la Convención el párrafo del artículo 49 que dice textualmente: “la masticación de hoja de coca quedará prohibida”. La moción fue rechazada debido a la oposición de varios países, entre ellos Estados Unidos.

El retiro de la Convención por parte del presidente Evo Morales se produjo luego de que el Congreso Nacional de Bolivia lo votara, debido a que la nueva Constitución de este país, sancionada en 2009, daba un margen de cuatro años durante el cual el Gobierno “denunciará y, en tal caso, renegociará los tratados internacionales que puedan ser contrarios a la Constitución”.

La prohibición del masticado de la coca es contraria a los principios constitucionales de Bolivia, que reconoce a “la coca originaria y ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia, y como factor de cohesión social; en su estado natural no es estupefaciente”.

Existen otros países con conflictos legales similares con respecto al estado de la hoja de coca, como Perú, Colombia y Argentina. En aquel momento, diversas organizaciones internacionales, entre ellas TNI, WOLA e IDPC se pronunciaron en solidaridad con Bolivia. Desde la Asociación Civil Intercambios se adhirió a los reclamos, se recordó el derecho de los pueblos a seguir sus patrones culturales históricos y se reivindicó a Bolivia por su decisión.

SUMARIO

Las drogas, el VIH y la sociedad civil: encuentro en Viena con la ONUDD
Encuentro en Viena con la ONUDD

El 21 de febrero pasado se llevó a cabo en Viena una reunión entre la ONUDD y representantes de organizaciones de la sociedad civil para formular políticas de prevención, atención y tratamiento de VIH/SIDA para personas que consumen drogas. En representación de Intercambios concurrió Diana Rossi, responsable del área de Investigación de la organización.

En una reunión presidida por Aldo Lale-Demoz, Director de la División de Operaciones y Coordinador Mundial para el VIH/SIDA de la ONUDD, se hizo una revisión de lo hecho por el organismo en conjunto con las organizaciones de la sociedad civil respecto de este tema, se acordaron mecanismos para fortalecer esta relación y los objetivos para 2013, así como también el plan de trabajo a desarrollar.

Durante el encuentro se destacó la necesidad de apoyo de la ONUDD a las redes de personas que consumen drogas y las redes de reducción de daños para una planificación de las intervenciones más eficiente y basada en evidencia. También se planteó la participación significativa de la sociedad civil en la Comisión de Estupefacientes.

Entre los puntos que se consideró necesario atender figuran las intervenciones para afrontar la situación de las mujeres que usan drogas, la protección de los derechos humanos de los usuarios, la prevención de sobredosis e intervenciones basadas en reducción de daños en cárceles y otros lugares cerrados.

Otra cuestión que se analizó en profundidad fue la financiación internacional y la continua falta de asignación, por parte de los países, de recursos destinados a las intervenciones de reducción de daños basadas en la evidencia para la prevención, el tratamiento y la atención de las personas que se inyectan drogas. En ese sentido, se acordó el seguimiento de las inversiones en reducción de daños, en colaboración con las organizaciones de la sociedad civil y el Banco Mundial, para asignar los recursos e identificar las brechas existentes.

SUMARIO

Proyecto de la FIUC: reunión en Argentina
Los procesos regionales y las particularidades de cada país

Con Intercambios en el papel de anfitrión, se realizó en Buenos Aires la reunión de equipos latinoamericanos del proyecto Estudio sobre las políticas y las prácticas en materia de toxicomanías, organizada por el Centro Coordinador de la Investigación de la Federación Internacional de Universidades Católicas (CCI- FIUC).


El modo en que se anudan los procesos regionales, los puntos en común de los debates que se desarrollan y, al mismo tiempo, cómo se destacan las particularidades de cada uno de los países, fueron parte de los conceptos que surgieron en la reunión llevada a cabo el 4 y 5 de marzo en el Bisonte Palace Hotel de Buenos Aires.

Del encuentro organizado por el CCI de la FIUC participaron investigadores de la Pontificia Universidad Católica de Rio Grande do Sul (Brasil), la Universidad de San Buenaventura (Colombia), la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” (Bolivia), e Intercambios Asociación Civil (Argentina), representada por Graciela Touzé, María Pía Pawlowicz, Araceli Galante y María Eugenia D’Agostino.

Se trató de la tercera y última reunión del proyecto Estudio sobre las políticas y las prácticas en materia de toxicomanías, en la cual el objetivo fue presentar y debatir los avances y resultados de las investigaciones, todas acerca de las políticas de drogas en cada país. También se avanzó en la construcción de un policy brief sobre el escenario latinoamericano en políticas de drogas y en la articulación con los equipos de cinco países asiáticos, en el marco del mismo proyecto. En ese sentido, se confirmó la realización de una reunión conjunta en Lisboa en el mes de septiembre, celebrando los 25 años de las acciones de investigación y capacitación de la FIUC en el tema de las toxicomanías.

Como parte de las conclusiones de la reunión mantenida en Buenos Aires, queda el desafío de que los productos de estos estudios sean insumos para las propuestas de reforma en países de la región. Y que la academia y la sociedad civil aúnen esfuerzos en pos de la reforma de la política de drogas.

SUMARIO

Críticas de Argentina al informe del Departamento de Estado de EEUU
Afirmaciones “temerarias” basadas en “percepciones y opiniones”

Rafael Bielsa, aún titular de la SEDRONAR en ese momento, criticó duramente el informe del Departamento de Estado sobre la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos difundido el pasado 1 de marzo. En dicho informe se asevera el aumento de la producción y el consumo de cocaína en la Argentina.

"Es un informe de carácter unilateral que confecciona un Estado Nacional a partir de las percepciones y opiniones de funcionarios norteamericanos que trabajan en cada uno de los países a los que se refiere el informe y en el que priman las apreciaciones y especulaciones de carácter subjetivo y político", afirmó el entonces Secretario de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR), Rafael Bielsa, al conocerse el “International Narcotics Control Strategy Report” elaborado por el Departamento de Estado del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica.

Lo que dice EEUU

El texto del informe estadounidense dice que “oficiales argentinos creen que el incremento del tránsito a través de Argentina es consecuencia de los intensivos esfuerzos en el control antinarcóticos llevados a cabo en México y Colombia, lo que generó que los traficantes de drogas utilicen otras rutas hacia los mercados internacionales”.

Bielsa advirtió que el informe "explicita una reducción drástica en las incautaciones de cocaína e intenta vincular maliciosamente las mismas con supuestas limitaciones que el gobierno argentino habría impuesto a la DEA”.

Finalmente, el documento afirma que “muchos argentinos creen que la criminalidad violenta está vinculada con el incremento del tráfico y el consumo de estupefacientes”, lo que para el ex titular de la SEDRONAR no se puede probar a partir del informe: "No hay fundamentos en el informe que permitan concluir que aumentó el tráfico en nuestro país ni tampoco una referencia que valide los datos utilizados”.

SUMARIO

Alerta por un posible retroceso en materia de drogas en Brasil
Impulsan en Brasil un proyecto de ley

Avanza en el Congreso una propuesta que incentiva los tratamientos sin consentimiento, favorece a las denominadas “comunidades terapéuticas” ligadas a cultos religiosos e incrementa de 5 a 8 años la pena mínima por tráfico, perjudicando así a los eslabones más bajos.

El tratamiento en la Cámara de Diputados de Brasil de un proyecto que implica un retroceso en materia de políticas de drogas encendió las alarmas de las organizaciones y activistas que promueven estrategias basadas en evidencia científica y en el respeto a los derechos humanos.

La norma, impulsada por el diputado Osmar Terra (PMDB), crea un registro de usuarios de drogas en el país, prevé la internación de personas contra su voluntad, que podría ser solicitada por un familiar e incluso por un funcionario público, da apoyo financiero oficial a las “comunidades terapéuticas” que dependen de las iglesias Católica y Evangélica, y lleva la pena mínima por tráfico de 5 a 8 años.

El diputado Paulo Teixeira (PT) se manifestó en contra de la iniciativa: “Este proyecto no es bueno. El registro crea un estigma. Por otra parte, aumentar la pena para los pequeños traficantes va a provocar que sea más fácil que los usuarios caigan en prisión, porque la ley no distingue entre unos y otros”.

Debate en Río de Janeiro

Por otra parte, el 18 de marzo se llevó a cabo en Río de Janeiro un debate sobre el tema “Internación forzada: ¿prisión o cuidado”, que contó con la participación de autoridades judiciales, legisladores y activistas.

El concejal Renato Cinco (PSOL) impulsa una Comisión Parlamentaria de Investigación sobre Internación Compulsiva para investigar la política de salud mental dirigida a las personas con uso problemático de alcohol y otras drogas en el municipio de Río de Janeiro. “Río de Janeiro necesita un programa de salud mental eficiente, que enfrente el problema del abuso de drogas y no se limite a un mero espectáculo mediático y a la higiene social”, afirma el edil.

Desde mayo de 2011, la ciudad de Río de Janeiro recoge a los niños y adolescentes presuntamente usuarios de drogas y lleva a cabo una política de internación forzosa de aquellos que viven en las calles. Desde marzo, el gobierno comenzó también con la internación forzosa de adultos.

SUMARIO

Reflexión y análisis
Tres claves instrumentales en la reducción de daños

La estrategia de reducción de daños permite una ética de relación con el uso de drogas, configurando un campo de posibilidad no prohibitivo, en el que el usuario tiene protagonismo en la estrategia, incluida su “autoatención”. En este artículo se proponen tres claves para revisar las intervenciones: complejidad, integralidad y trabajo en red.

Por Paula Goltzman (*)
paulagoltzman@intercambios.org.ar

La discusión –o a esta altura podríamos decir consenso– por la necesidad de respuestas integrales o por ponderar al sujeto como eje de las intervenciones, ha llevado a una esfera oculta el debate por la transformación de las condiciones sociales y, más específicamente, de las políticas de drogas prohibicionistas que han hecho posible que grandes grupos poblacionales no encuentren una respuesta satisfactoria a su padecer, y que otros tantos se vean criminalizados por su práctica social.

Politizar las prácticas interventivas y dar un debate por los sentidos con los que se interviene se torna en una necesidad de primera línea, pues la racionalidad técnica termina operando a modo de una gestión universal de los problemas que despolitiza lo social.

Quizás la reducción de daños sea la estrategia que mejor muestra esta doble dimensión instrumental y política de la acción, al ofrecer una serie de recursos de cuidado y protección de los sujetos que usan drogas, en especial a los que lo hacen de manera problemática, y al mismo tiempo cuestionar la prohibición de usarlas.

En estas líneas se repasan algunas de las claves instrumentales para pensar la reducción de daños, a partir de tres ideas clave: 1) la complejidad del fenómeno de las drogas; 2) la integralidad de los dispositivos de atención y 3) el trabajo en red.

Complejidad = no actuar respuestas simples

La primera idea está relacionada a la complejidad del fenómeno de las drogas y, en consecuencia, a la imposibilidad de pensar y actuar respuestas simples. Esto, que parece de Perogrullo, es uno de los elementos más comunes en el desgaste de los equipos de trabajo y en la sensación de que las acciones implementadas no alcanzan ni son suficientes para transformar –quizás normalizar– la vida de los sujetos.

De ahí la siguiente idea: son los sujetos los que transforman (siempre transforman) su vida. Esto implica la aceptación de que toda práctica social tiene un significado para el sujeto, del ejercicio de esa práctica social (en este caso el uso de drogas) deviene el ejercicio de la responsabilidad.

Considerar al sujeto que usa drogas como responsable es, en última instancia, permitirle reflexionar sobre sus prácticas y entonces, sí, quizás, transformarlas positivamente.

Vinculado a esta reflexión, que es siempre práctica al mismo tiempo, uno de los desafíos de las intervenciones radica en el reconocimiento de los saberes y las “actividades” que quienes usan drogas implementan para gestionar individual y grupalmente ese uso. Menéndez nos proporciona un término instrumental para definir estos procesos: la autoatención. Dice: “[] nos referimos a las representaciones y prácticas que la población utiliza a nivel del sujeto y grupo social para diagnosticar, explicar, atender, controlar, aliviar, aguantar, curar, solucionar o prevenir los procesos que afectan su salud en términos reales o imaginarios, sin la intervención central, directa e intencional de curadores profesionales, aun cuando estos puedan ser la referencia de la actividad de autoatención; de tal manera que la autoatención implica decidir la autoprescripción y el uso de un tratamiento en forma autónoma o relativamente autónoma” (Menéndez, 2009: 52).

Este reconocimiento y puesta en valor de los saberes de los sujetos es no sólo una idea instrumental, sino un elemento que hace a la concepción de sujeto central para pensar la dimensión política de la reducción de daños.

Integralidad = multiplicidad de intervenciones

La segunda idea clave en el ejercicio instrumental de la estrategia es la integralidad. Las problemáticas complejas se caracterizan por expresar una condición de integralidad, ellas se presentan de manera esquiva para poder ser definidas, etiquetadas, diagnosticadas desde un único campo del saber; en ese sentido podríamos decir que son profundamente “indisciplinadas” (Volnovich, 2008).

Una perspectiva integral debería estar presente incluso cuando “artificialmente” dibujemos un campo posible de intervención.

Si reconocemos al uso de drogas como una problemática compleja, el concepto de integralidad en la intervención se torna central, porque en el pensamiento complejo no existe lo absoluto y aislado, lo complejo es por definición, relativo y contextual. Como señala Almeida-Filho (2006: 138): “La idea de integralidad permite una multiplicidad de intervenciones parciales, reconociendo la unidad en la multiplicidad, y la unidad en la diversidad”.

Trabajo en red = nadie anda solo por la vida

Íntimamente ligada a la integralidad, una de las intervenciones más difundidas tiene que ver con el trabajo en red, en al menos dos sentidos.

Uno, como imbricación de sujetos, grupos y organizaciones, que se da de distinto modo y a diferentes niveles, trazando objetivos comunes en la atención del problema (Rovere, 2000). Y otro, casi como respuesta a una frase que dice que “nadie anda solo por la vida” por lo que el trabajo en red implica “[] una manera de definir la realidad relacional de las personas” (Machín, Merlo y Milanese, 2000).

En esta línea, las redes no son sólo las relaciones técnicas y organizacionales que los equipos de trabajo mantienen con sus pares profesionales y técnicos, sino que la intervención incorpora a las redes sociales de los usuarios de drogas.

Dimensión ético-política de la intervención

Abordar las intervenciones sobre uso de drogas desde una estrategia de reducción de daños supone, como lo venimos haciendo, describir la dimensión instrumental, evidente, en la que reconocemos acciones, actores y líneas de trabajo, y otra dimensión ético-política. Ambas son constitutivas del objeto y operan simultáneamente en las intervenciones, que son siempre y al mismo tiempo, instrumentales y políticas.

Nos referimos a las definiciones e interpretaciones sobre los usos de drogas y los usuarios, así como también a las regulaciones sobre los consumos, en las que cobran especial relevancia los atravesamientos disciplinares, culturales, histórico-sociales e ideológicos de los actores sociales involucrados que, por lo general, caen en el orden de lo naturalizado, de lo no discutido.

De algún modo, la estrategia de reducción de daños permite otra ética de relación con el uso de drogas, configurando un campo de posibilidad no prohibitivo.

La prohibición no necesariamente aparece bajo discursos asilares (internación) sino en el tipo de relaciones que se establecen entre los usuarios y los equipos de atención: aquellas basadas en lógicas restrictivas para los sujetos y sus grupos de pertenencia, o por el contrario, las que fomentan poder y autonomía que se traducen en un mayor bienestar y acceso a derechos.

En clave de atención a los usuarios de drogas, esto se traduce en la construcción de espacios confiables, que no sean amenazantes ni estigmatizantes de experiencias ni vivencias.

No sólo es considerar las relaciones entre los usuarios, las sustancias y los contextos de uso, sino poder instrumentar desde los equipos posicionamientos para que las estrategias de reducción de daños den lugar a la configuración de puntos de anclaje, de otros puntos de encuentro con potencialidad transformadora subjetiva y política.

Referencias:

Almeida-Filho, N. (2006) “Complejidad y Transdisciplinariedad en el campo de la salud colectiva: evaluación de conceptos y aplicaciones” en: Revista Salud Colectiva, vol. 2, nro. 2, Buenos Aires.

Machín, J.; R. Merlo y E. Milanese (2000) Redes que previenen. Colección Cuadernos para la acción, nro. 1. México: Instituto Mexicano de la Juventud y Centro de Formación en Farmacodependencias y Situaciones Críticas Asociadas.

Menéndez, E. (2009) De sujetos, saberes y estructuras. Introducción al enfoque relacional en salud colectiva. Buenos Aires: Lugar.

Volnovich, JC. (2008) “Las drogas como analizador de una cultura de consumo” en: G. Touzé (comp.) Visiones y actores del debate. III y IV Conferencia Nacional sobre Políticas de Drogas. Buenos Aires: Intercambios Asociación Civil y Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

(*) Paula Goltzman es responsable del área de Intervención y Capacitación de Intercambios Asociación Civil.

SUMARIO

CAPACITACIÓN
Intercambios ha firmado un acuerdo con la Universidad Franz Tamayo (UNIFRANZ) de Bolivia para el dictado del Diplomado internacional en derechos humanos y políticas públicas sobre drogas, de 10 semanas de duración.

Más información e inscripciones en: Escuela de Actualización Profesional (ESAP). Calle Héroes del Acre No. 1855 Esq. Landaeta, La Paz, Bolivia.
Tel.: (2) 2495396 / (2) 2487700 / (2) 2487744 int.: 2078
www.esap.edu.bo

SUMARIO

AGENDA
Programa Asiático de Derechos Humanos y Política de Drogas
Jodhpur, Rajasthan, India, 19 al 29 de abril de 2013
http://www.opensocietyfoundations.org/grants/asian-human-rights-and-drug-policy-program

VII reunión anual del International Society for the Study of Drug Policy (ISSDP)
Bogotá, Colombia, 15 al 17 de mayo de 2013
http://www.issdp.org/

Quincuagésimo tercer período ordinario de sesiones de la CICAD
Washington D.C., E.E.U.U., 20 al 22 de mayo de 2013
http://www.cicad.oas.org/apps/EventDocuments.aspx?IE=US00B3&Lang=ESP

XV Seminario Iberoamericano sobre Drogas y Cooperación: “Responsabilidad Compartida en Política de Drogas: Prácticas y Desafíos”
Lima, Perú, 20 al 24 de mayo de 2013
http://www.riod.org/noticia.php?idn=631

Club Health 2013 – 8 Conferencia Internacional sobre vida nocturna, uso de sustancias y cuestiones de salud relacionadas
San Francisco, E.E.U.U., 28 al 30 de mayo de 2013
http://www.clubhealthsf2013.org/

Conferencia Internacional de Reducción de Daños 2013
Vilnius, Lituania, 9 al 12 de junio de 2013
http://www.ihra.net/contents/1232

1 Jornada Nacional de enfermedades infecciosas asociadas al uso de drogas, con el auspicio de la SEDRONAR, National Institute on Drug Abuse NIDA y el British Columbia Centre for Excellence in HIV/AIDS, en el marco del XIII Congreso Argentino de la Sociedad Argentina de Infectología
Mar del Plata, Argentina, 9 al 11 de junio de 2013
http://www.sadi2013.bgruppe.com/

Curso Política de Drogas y Derechos Humanos
Budapest, Hungría, 15 al 23 de julio de 2013
http://www.summer.ceu.hu/drugpolicy-2013

Conferencia Internacional sobre la Reforma de la Política de Drogas 2013
Denver, CO, E.E.U.U., 23 al 26 de octubre de 2013
http://www.reformconference.org/

SUMARIO

Intercambios Asociación Civil . Corrientes 2548 2 D 1046, Buenos Aires, Argentina . Telefax: 54 11 49547272
www.intercambios.org.ar . intercambios@intercambios.org.ar

Intercambiando es producido con el apoyo de la Fundación Open Society Institute

ver en intercambios.org.ar


estás viendo:
Boletín Intercambiando No 38
volver arriba
...


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation