Loading
Buscar en Drogas México

   

Fui a Nuevo Laredo y no me pasó nada :: Drogas México

Ley

La sangre que falta por correr
Fui a Nuevo Laredo y no me pasó nada
Narco gana lotería en EU


Entrevista con Raymundo Ramos, Presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Grupo 5 de febrero Ya no es el Ray que desatendió su cobertura policiaca en el periódico El Mañana para pasearme en su troca por "las gloriosas calles de Nuevo Laredo". Por las rejas con cruces de cartón...
AGO
19
2 0 0 5

0 comentarios


Fui a Nuevo Laredo y no me pasó nada

Ricardo Sala

Viernes 19 de agosto de 2005 (26/09/05)
Narco News ver en narconews.com

Entrevista con Raymundo Ramos, Presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Grupo 5 de febrero



Ya no es el Ray que desatendió su cobertura policiaca en el periódico El Mañana para pasearme en su troca por "las gloriosas calles de Nuevo Laredo". Por las rejas con cruces de cartón junto al Río Bravo —una por cada migrante ahogado, la Iglesia Católica hace una misa para ellos cada mes de septiembre. Por aquella casa que sirvió de cárcel clandestina hasta que la primera gran operación del Operativo México Seguro liberó a los 43 rehenes del narco. Por la que sufrió el fuego de bandos contrarios hace dos días, con agujeros de quince centímetros que sólo pudieron perforarse con armamento militar comprado en Estados Unidos.


Raymundo Ramos
FOTO D.R. 2005 Ricardo Sala

Tampoco es el Ray de más tarde en el bar, reiterándome mi bienvenida a esta "Hermana República del Infierno" cuya última esperanza es el turismo de los casinos aun no aprobados por la federación, retándome entre Buds Light y música de los Kumbia Kings a sacar a una morra al baile.

Ahora, tras un amplio escritorio y frente a una televisión que vigila la calle exterior en circuito cerrado, es Raymundo Ramos, Presidente del Comité de Derechos Humanos, Grupo 5 de febrero. Su trabajo por las tardes, desde hace ocho años. Ochenta por ciento asesoría jurídica por detenciones arbitrarias, veinte por ciento educación sobre derechos humanos. Aunque los telefonemas que he presenciado son por un tema algo distinto: el caso de un migrante desaparecido, al parecer con problemas en las piernas. (De San Luis Potosí salieron ocho, llegaron siete a Carolina del Norte, me confiaba Ray hace unos minutos. Unos compañeros dicen que se quedó, otros que lo enterraron. La familia nos pide ayuda.)

Raymundo enciende una veladora junto a las flores para el altar implementado sobre los archiveros. Esa flama es símbolo de la esperanza de este pueblo fronterizo, puerta de entrada al inmenso mercado de cocaína en Estados Unidos. Mi anfitrión es un fuego entre fuegos cruzados. Además hace calor.

*¿Cuál es el trabajo que hacen en el Comité?*

—La mayor cantidad de trabajo [80%] es asesoría jurídica por detenciones arbitrarias, en niveles local, estatal y federal. El otro porcentaje, que es un 20%, es en educación, ir a las escuelas, a las universidades, a los barrios, a los grupos organizados a dar pláticas sobre derechos humanos. Derechos humanos y seguridad pública, derechos humanos y justicia, derechos humanos y educación. Por ahí, más o menos.

*¿Podemos apagar el ventilador? [Hace ruido]*

—Sí, por este lado.

*¿Cuándo comenzaron como Comité?*

—En 97, en agosto. Fue un grupo de amigos que vieron que no había, en esta ciudad, organizaciones de derechos humanos. Coincidimos en la necesidad de trabajar como grupo, como grupo civil, como ONG y creamos este grupo.

*Tú eres periodista*

—Yo soy periodista, de profesión, licenciado en Ciencias de la Comunicacón y tengo 14 años trabajando para "El Mañana" de Nuevo Laredo.

*¿Cómo es que te interesó el tema de derechos humanos para comenzar con este proyecto?*

—Como periodistas, estamos sujetos a una responsabilidad limitada. Como empleados del periódico, a lo que diga el jefe o el propietario; y como periodistas, la obligación de nosotros es difundir, dar a conocer las denuncias, pero hasta ahí. A veces es insuficente. La gente que es víctima de un atropello, de un abuso, quiere algo más que dar a conocer su caso en un medio. Y ahí fue donde coincidimos abogados porque en este ámbito tienen mucho que ver los abogados; busqué apoyo con médicos, con abogados, con maestros, con líderes sociales, con religiosos, para no irme solo en esta aventura porque en ‘97 todavía estábamos viviendo el priísmo en su última etapa. Todavía había represión, había libertades limitadas. Se crea este grupo plural, con 11 compañeros, profesionistas la mayoría. Y empezamos a trabajar, a darle forma al Comité de Derechos Humanos. Obviamente, tuvimos que ir a cursos de capacitación, tuvimos que asesorarnos con otras organizaciones nacionales e internacionales y bueno, empezar a trabajar para influir en algo, en el abuso de los derechos humanos y las libertades en general.

*¿Cómo está la situación de las detenciones arbitrarias en Nuevo Laredo?*

—Eso es una cultura que no hemos podido erradicar. El policía cree que metiendo más ciudadanos a la cárcel va a sumar puntos y los jefes le van a tomar en cuenta de que está trabajando. Para ellos detener migrantes, o vagos, o pandilleros o ciudadanos comunes, que no estén más que disfrutando de una plaza, para ellos es cumplir con su deber. Desconocen por completo qué son los Derechos Humanos, qué es la libertad del derecho de tránsito, desconocen que en un intento por cumplir con su trabajo están violando los derechos de terceros. Si a esto le agregamos la extorsión, el dinero fácil que ellos quieren, en una revisión quitarle sus pertenencias, quitarle su lana, pensando que nadie los va a denunciar, pensando que ahí va a quedar, se da mucho. Ahí es donde empezamos a actuar nosotros.

*Claro porque, si van a extorsionar, ya no están cometiendo esa detención por cumplir con su trabajo, sino por conseguir una lana.*

—En Nuevo Laredo los policías están bien pagados. Ganan, en promedio, 6 mil pesos por mes, que equivale al salario de un maestro que estudió 4 o 5 años para ejercer. Estos hombres, que la mayoría no tienen más que preparatoria —es raro alguien que tiene un estudio por encima de la preparatoria— , adquieren una placa, una pístola, un uniforme y salgan con la ley en sus manos. Ahí es donde nosotros tenemos que estar de observadores, respondiendo a la gente, monitoreando qué está pasando. Cuando no tenemos denuncias aquí en la oficina, nos vamos a las calles. Y también visitamos cárceles para ver cómo está el asunto. Platicamos con los detenidos cuando los están interrogando y es una forma de conocer el panorama. Las detenciones arbitrarias son de todos los días. Claro, tampoco tenemos la gente necesaria, ni el equipo para acabarlo. Por eso decimos que no hemos podido erradicarlas.

*¿Cuáles son los principales tipos de caso de detención arbitraria?*

—La detención en la calle y la detención nocturna.

*¿Por qué motivos? ¿Cuáles son las excusas que da la policía?*

—Vagos, son vagos, no traían una identificación y no pueden demostrar un domicilio; andaban tomados; estaban en una plaza pública "molestando al turismo". Los policías tienen un sinfín de justificaciones para hacer un arresto. Desde caminar a altas horas de la noche, hasta estar en una plaza molestando al turismo, cuando vemos que no es cierto. Aquí lo que nosotros le hacemos ver a los jueces calificadores y el director de seguridad pública, al mismo presidente [municipal] es que tanto vale la declaración del policía como del ciudadano. Y vemos que muchas veces al ciudadano no se le escucha. Todo el crédito se lo dan al policía.


Policía de Nuevo Laredo
FOTO D.R. 2005 Ricardo Sala

Nosotros tratamos de hacer una vigilancia muy cercana a los policías. Ya los conocemos, cuáles son malos, cuáles son buenos. Y a los que identificamos como malos y extorsionadores, los estamos marcando. Y no los dejamos descansar. Vía denuncias de Derechos Humanos, vía denuncias penales o vía declaración ante un medio de comunicación: conferencias, denuncias públicas. El extremo es la protesta pública. Cuando hemos agotado todos los caminos, nos vamos a la protesta pública ya sea en la presidencia, en seguridad pública, ante un Ministerio Público, en donde sea. Eso ya es cuando agotamos todos los caminos.

*Un caso particular, por ejemplo... O en el caso de un policía en particular...*

—Hubo un caso de unos muchachos que estaban en una esquina a las 11 de la noche. Pasó un grupo especial de la policía y se los llevaron a todos. Uno de ellos estaba tomando una cerveza. Pero eran 8. Dijeron que todos estaban tomando en la vía pública y que se estaban peleando. Llevamos a los vecinos. "A ver, este vecino vive en la casa de enfrente, en las cuatro esquinas. ¿Alguno de ustedes tiene una queja en contra de estos muchachos?" "No, no estaban haciendo nada." "Bueno, aquí el parte dice que estaban tomando cerveza." Uno sí reconoce, perfectamente. Que pague ¿verdad? Pero los otros dos no. Entonces pedimos que traigan al médico municipal para que les haga un examen y determine quiénes tienen consumo de bebidas alcohólicas

*¿A las pocas horas de que sucedió?*

—El médico llega y certifica que nada más uno, de los 7 u 8, estaba tomado. Entonces ¿por qué los detienen si no hay queja de alterar el orden público? Y si nada más uno estaba tomando cerveza y los demás no ¿cuál es la denuncia? ¿Malvivencia o qué? ¿Alteración del orden público? ¿Vagancia? no, porque están en sus barrios.

El director no nos quiso escuchar. Nos fuimos a la Presidencia municipal. Hicimos una protesta allí. Salió el Presidente Municipal y dijo "suéltenlos; nada más al que estaba tomando, ese múltenlo". Ese es el tipo de detenciones que tenemos que demostrar a la autoridad que están mal. Y como esas hay muchas; en las plazas, en los cines, en los estacionamientos.

*Con migrantes...*


El Río Bravo
FOTO D.R. 2005 Ricardo Sala

—Con migrantes. Tenemos una frontera muy amplia para cruce de migrantes, tanto deportados, los que regresan de EU, como los que apenas van de aquí para allá. Por su calidad de migrantes están indefensos, no pueden demostrar domicilio, no tienen familiares, no tienen conocidos y traen unos pocos pesos para comer. Y esos pocos pesos, los policías se los quieren quitar. Esta semana denunciamos a dos policías que extorsionaron a migrantes: uno con 500 pesos; otro con dos mil. Logramos comprobar que estaban siendo extorsionados. Le dijimos a los policías que si habían pasado la certificación y había un cambio de imagen, pues no era correcto que salieran a extorsionar migrantes. Igual, vayan a quitarle dinero a los narcos, a ver si se dejan.

*¿A ti te han detenido?*

— No. He sido procesado muchas veces: por difamación, por faltas a la autoridad. Tanto la PGR como el MP me han abierto averiguaciones, pero no me han comprobado delito, gracias a Dios. Y en el pasado, entendíamos que era la respresión de un sistema que iba de salida, que era el sistema del PRI. Ahora con Fox no ha cambiado mucho esto, pero ha mejorado un poco la protección, tanto de los periodistas como de los promotores y defensores de derechos humanos.

*¿Qué tanto se usa la excusa de que la persona traía drogas?*

—Es muy común la detención de consumidores. Porque son más los consumidores que detienen que los vendedores. Cuando son vendedores, no podemos hacer mucho por ellos porque es un negocio ilícito y no estamos para defender negocios ilícitos. Pero cuando son consumidores, sí. Hemos tenido casos donde nuestros abogados van para demostrar con el médico de la PGR que se trata de consumidores y que su detención obedeció a que en ese momento no tenían dinero para pagar al policía, o el dinero que les pedían los policías. Cuando se comprueba que son consumidores, y que en muchos casos es su primera detención, salen sin fianza incluso, salen bajo reserva de la ley.

*En junio pasado ocurrieron un par de cuestiones: sucedió el arraigo de agentes municipales porque llegó un equipo de agentes de la AFI y luego se implantó el "México Seguro". Se acuartelaron a 700 policías. ¿Cómo se ha transformado la situación de la violencia, por el lado de los derechos humanos, a raíz de la implantación del México Seguro?*


La célebre casa de los secuestros
FOTO D.R. 2005 Ricardo Sala
—Para empezar, el operativo México Seguro es un operativo propagandístico, no efectivo, no de prevención, ni de investigación. Es un operativo propagandístico para acallar las voces del gobierno de Estados Unidos cada vez que denuncia la violencia y la impunidad que hay en Nuevo Laredo. No hay resultados o los pocos resultados han sido por denuncias anónimas. El caso de los 43 rescatados, no son civiles en su mayoría, ajenos al problema del narcotráfico, sino gente que de alguna forma pertence a un grupo delictivo. Sí hay menores, sí hay familiares, sí hay uno que otro que fue secuestrado con fines de quitarle dinero, pero en el grueso de los casos son gente de alguna forma ligada a un grupo criminal. Lo cuestionable no es su liberación, sino ¿cómo es posible que haya 43 personas secuestradas en una casa y que ninguna autoridad sepa que allí estaban, porque tenían hasta 2 meses secuestrados? Cuando hubo denuncias, ni la autoridad estatal, ni la policia ministerial, ni la Agencia Federal de Investigaciones fueron capaces de dar con esa casa, antes del operativo México Seguro. Eso evidencia el nulo trabajo que están haciendo las dos procuradurías, la del estado y la Federal.

Por otra parte, el acuartelamiento de estos policías sí era una medida necesaria. La policía de Nuevo Laredo estaba demasiado corrupta, demasiado viciada. Una imagen totalmente deteriorada que no servía a los fines del interés público, ya no servían para proteger a la gente. Sí creemos en este esfuerzo de depuración. Sí creemos en la necesidad de cambiar a los policías malos, sacarlos y dejar a los policías más comprometidos con su trabajo. Es difícil, muy difícil porque los grupos ofrecen "lana", porque los grupos amenazan, porque los grupos presionan para acaparar policías. Pero mientras exista este esfuerzo en los tres niveles de gobierno, que por primera vez se hace desde que empezó el gobierno de Fox, es decir, en el último año de su mandato, pues ahí están los resultados.

*Entonces por un lado es una fachada para dar la "pantalla" a Estados Unidos, pero por otro lado sí tiene resultados...*

—En lo propagandístico es eso, principalmente. Mediático. Pero los que vivimos en Nuevo Laredo sabemos de qué se trata. sabemos de un filtro que ya era necesario y urgente. Por eso lo consideramos válido. Lamentamos que haya sido en el año seis de Fox y después de que se fue Tomás Yarrington el gobernador. Qué bueno que es en el primer año del presidente municipal, Daniel Peña, y en el primer año de gobierno de Eugenio Hernández, para que haya una continuidad, cuando menos a nivel municipal y a nivel estatal. A nivel federal habrá que hacer un esfuerzo nuevo con el próximo presidente de la República.

*Entonces el beneficio de México Seguro fue, básicamente, la depuración, y por lo demás es fachada.*

— Tan es fachada que los delincuentes se siguen peleando en las calles, a pesar de que hay vigilancia, de todos los niveles de policía, pero los delincuentes se siguen enfrentando con metralletas, con lanzagranadas, con morteros, con bazucas, armamento de guerra.


Fuego cruzado: Chapos y Zetas se enfrentaron con bazucas en esta casa
FOTO D.R. 2005 Ricardo Sala

*¿Cómo es la situación de la seguridad hoy en Nuevo Laredo?*

—La violencia cotidiana sigue. Los maridos golpeadores, siguen; los ladrones de casa, siguen; los ladrones de domicilio, siguen, porque están aprovechando que no hay patrullaje de la policía local. El policía local ya sabe quién se dedica a robar, quién es el marido golpeador, ya conoce al delincuente común. De alguna forma, cuando hay que detenerlo, hay que detenerlo. El policía estatal y el federal preventivo no los conocen, no saben quienes son. Ellos van pasando y no saben si el señor que está fuera de la casa vive ahí o es el ladrón. Y eso es una desventaja. Por eso nosotros urgimos que estos policías regresen a patrullar. Si no los 700, los 400 o los 300, los que haya, pero que regresen a patrullar.

*Una pequeña cantidad regresó a las calles...*

—De todas las corporaciones, un 30 por ciento está saliendo a patrullar, pero el centro de la ciudad, las áreas turísticas. Pero las colonias no.

*Las fuerzas que hay, que vinieron de afuera, son la Policía estatal y la PFP con un total de 400 elementos, pero no ofrecen un servicio más apegado a la comunidad...*

—Ellos lo que hacen es un llamado operativo "Carrusel". Este operativo "Carrusel" significa dar vueltas y vueltas por la ciudad, recorrer la ciudad y lo que lleguen a encontrar en flagrancia de delito, eso lo van a atacar.

*¿Ellos no están cometiendo detenciones arbitrarias?*

Hasta ahora no tenemos reportes. Nada más uno a principios de junio, se dió. Un muchacho que golpearon, aparentemente, porque les había disparado, pero no lo pudieron demostrar. No le encontraron armas, salió negativo en las pruebas. Y, sí, lo denunciamos en su momento. Pero repito, ellos actuan en flagrancia de delito.

*Entonces la depuración sirvió para que hayan menos detenciones arbitrarias...*

—Así es, de alguna forma.

A pesar de que hubo este caso de los migrantes, a los dos días de que empezaron a patrullar los policías municipales...

*¿Cómo está la cuestión del consumo de drogas en Nuevo Laredo?*

—Es alto. No tengo la cifra. Pero no hay una familia en Nuevo Laredo que no haya experimentado, directa o indirectamente, el consumo de drogas entre alguno de sus integrantes. Más en jóvenes. El problema está en la juventud. La droga está llegando a los barrios, a las esquinas, a las discos, a los bailes. Ahí está la droga. El problema es que no hay información suficiente. No hay ninguna campaña de salud, preventiva o informativa, que le diga a los jóvenes qué son las drogas y cuáles son sus consecuencias. Aunque nuestra juventud está muy informada, tiene más acceso a medios de comunicación electrónicos, como que al final de cuentas la información no es suficiente porque están cayendo en el consumo.

*Y estamos hablando de mariguana, cocaína...*

—Y heroína.

*La heroína... me decías que ha bajado su consumo, probablemente... Yo sé que no es su especialidad, pero...*

—Nosotros monitoreamos por la cantidad de muertos. Llevamos estadísticas de quienes mueren por sobredosis. Y cuando conocíamos por la prensa de un caso de sobredosis, era porque era sobredosis por heroína. Y eso nos empezó a alarmar. ¡Ah caray! uno por semana, dos por semana, tres , cuatro. Entonces se dió ese momento difícil para los jóvenes consumidores. Estaban muriendo por heroína. Igual por una heroína mala, igual por un consumo excesivo. No sabemos. Entonces volvió a bajar otra vez el consumo

*¿Esto cuándo fue? Ese pico que se alcanzó.*

—En mayo del año pasado.

*¿Por qué hay tanta violencia en Nuevo Laredo?*

—Por dos grupos que quieren apoderarse de la plaza. Seguramente este es el paso más importante del cruce de mercancía entre México y Estados Unidos, un cruce natural.

*Porque es la Panamericana...*

—Así es. Y tenemos 14 mil trailers diarios cruzando Estados Unidos, de los cuales apenas el 10 por ciento es revisado. Y, bueno, es muy atractivo cruzar un trailer con droga, ya sea con mariguana, con cocaína. Demasiado atractivo. Muchos millones de dólares, lo que significa un solo tráiler. Entonces, si hablamos de 13 mil trailers que no son revisados y que podemos meter 100 o 10, pues ya es un negocio atractivo. De ahí que los grupos quieran pelear.


Aviso: Las armas son ilegales en México
FOTO D.R. 2005 Ricardo Sala

*¿Qué tanto repercute en la sociedad la violencia entre los grupos?*

—La ciudad vive rehén, como si fuéramos rehén de nuestra propia ciudad. Vamos a un restaurán y tenemos que ver quién está sentado, si no hay gente armada, policías, por ejemplo, si no hay gente que puede ser móvil de un atentado. Vas por la calle y tienes que estar viendo a los lados para ver si no hay camionetas sospechosas que puedan transportar gente armada y que puedan ser víctimas de un atentado o de un enfrentamiento. Andar después de las 10 de la noche, como antes, ya no es muy probable. La gente empieza a refugiarse temprano. No hay más via pública. La avenida principal, que es la avenida Guerrero, está sola, cuando antes era punto de reunión de todos los que queriamos pasear por nuestra ciudad. Y así, muchas formas de aislarnos de la vida pública. Más vivir como rehén en tu propia casa.

*¿Hay algo que se pueda hace como sociedad civil?*

—Sí. Presionar a la autoridad. La pena que tenemos que pagar es que la gente en Nuevo Laredo no ha entendido que mientras el PRI siga gobernando Tamaulipas y Nuevo Laredo, muy poco se va avanzar. Estos problemas de violencia, de delincuencia organizada, no se generaron ayer ni hace un año. Tienen años; diez, 20, 30 años. Protegidos, confabulados, alentados desde el gobierno. Desde gobiernos corruptos, como los gobiernos del PRI. Mientras la gente siga votando por ellos, que se aguanten. Cuando aquí viene a la oficina alguien que me dice "me golpeó un policía" o "hallanaron mi casa", lo primero que le pregunto es "¿en las elecciones pasadas fue a votar?" "Sí..." o "No...". "Aguántese", si me dice que no. Y si me dice que sí y que votó por el PRI le digo "aguántese porque usted votó por el PRI". ¿Verdad? O sea, habiendo más opciones... Yo no creo que el PRD ni el PAN van a terminar con esto, pero cuando menos van a dar un reacomodo a los compromisos, van a dar espacios, van a abrir espacios para que esto se frene un poco. Pero cuando son del mismo PRI, ya entendemos que es una herencia que se van dejando unos a otros, de impunidad como la que dejó Tomás Yarrington a Eugenio Hernández. Eugenio no va a proceder en contra de Tomás, ni lo van a investigar. Entonces a la gente le decimos: "sigan votando por el PRI... aguanténse"

*Por que en ese sentido, esa es la fuerza de la alternancia, el beneficio que puede traer la alternancia...*

— Que gente nueva llegue a los espacios de poder, al poder judicial, al poder legislativo y, obviamente, al ejecutivo. Gente nueva. Si son los mismos gobernantes que ya conocen a los delincuentes, que ya saben cómo manejarlos, igual.

*En cambio, si cambian, se depura, se sacude...*

—Así es, se sacude. Reynosa es un ejemplo. En Reynosa gobierna el PAN. Y hay menos violencia que en Nuevo Laredo.

*Hay mucha menos violencia. Lo vi en unas cifras de la página web de derechos humanos de la zona.*

—Entonces ¿qué pasa? si el presidente municipal tiene problemas, le habla al gobierno federal y llega toda la fuerza federal. Rápido. Aquí pasa algo en Nuevo Laredo y el presidente municipal, primero, tiene que pedirle autorización al gobierno [estatal] para que le gobierno pida ayuda al gobierno federal. Se triangula. ¿por qué? porque el presidente municipal obedece las instrucciones del gobernador. O sea, antes que la seguridad de los neolaredenses está la voluntad del gobernador.

*En cambio el de Reynosa es del PAN, habla directamente con Los Pinos.*

—Y le hablan, y le mandan respuesta.

*¿Qué piensas de las políticas de drogas?*

—Lo único que puedo opinar es que el negocio de las drogas es mucha "lana". Es una economía muy grande que no se está controlando. Más bien, que se está saliendo de control. Y que no hay interés de ninguna autoridad de buscarle una solución o una alternativa. Vemos muchos problemas, pero no vemos muchas soluciones. Y si tomas en cuenta que en México tenemos tres partidos que piensan de manera diferente entre sí y que ninguno ofrece una solución viable a las políticas, no sabemos qué va a pasar. Si el PRI presenta una propuesta, el PAN la va a contrariar y el PRD igual, cuando deberían de consensar.

*Mientras no consensen y la violencia siga, yo pienso que debe de haber soluciones que vengan de parte de las comunidades, de la sociedad civil, de las vecindades, de los barrios... en cuanto a drogas y en cuanto a seguridad...*

—En una reunión que tuvimos en la ciudad de México yo les manejaba un modelo de pirámide invertida, lo presente ahí, donde en la pirámide normal deciden los gobernantes, "consultan" a los grupos organizados, partidos políticos, etc., pero afectan a la sociedad porque no la toman en cuenta. La orden baja de arriba, y es una orden. El modelo de la pirámide invertida es al revés. La sociedad propone, utiliza a los partidos para que sigan la iniciativa, y el presidente obedece. Si seguimos ese modelo podemos encontrar buenas soluciones porque quien manda es el pueblo. Para eso hay que organizar a los grupos, hay que hacer que los grupos presenten propuestas y alternativas. Y que utilicen a los partidos o a los grupos organizados para hacer llevar esas propuestas. Y donde la figura del presidente o gobernante quede disminuido a una punta de la pirámide. Que no sea toda la pirámide.

*¿Alguna otra cosa?*

—Que hace mucho calor.

[Risas, volvemos a encender el ventilador. Ray me pide que le tome la foto junto a la Declaración Universal de los Derechos Humanos. A los tres días me envía la foto que tomó él de mí, parado frente a la casa percudida por los bazukasos. El título del email me trae un afectuoso recuerdo suyo: Ray había bromeado con la idea de promover el turismo vendiendo playeras que anunciaran el lema "Fui a Nuevo Laredo y no me pasó nada".]

Nota: "Estuve en Nuevo Laredo y sobreviví" es el encabezado que llevó esta nota durante los primeros cuatro días de su publicación en la Narcoesfera. Por falta de oficio periodístico apenas ahora revisé las palabras exactas de Ray, que hacen más justicia. "Fui a Nuevo Laredo y no me pasó nada" es una invitación amigable y retadora a visitar Nuevo Laredo, de parte de un digno representante de su cariñosa gente. Yo me la pasé muy bien.


ver en narconews.com

estás viendo:
Fui a Nuevo Laredo y no me pasó nada
volver arriba

#DetencionArbitraria Ley Política Derechos humanos Narcotráfico


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation