Loading
Buscar en Drogas México

   

Drogas: sí o no? :: Drogas México
género

Comunicado

Las otras drogas: postales de la contradicción
Drogas: sí o no?
La Presidencia de la República reconoce el trabajo que el Congreso de la U


Después de 3 años se aprobaron reformas a la Ley General de Salud que permitían la portación de drogas (marihuana, cocaína, LSD, peyote y otras), para consumo personal. La oposición a promulgar la nueva ley fue demoledora. Dos fuerzas poderosas se pronunciaron en contra: la iglesia católica, por temor a que esto fuera el inicio de...
MAY
10
2 0 0 6

0 comentarios


Drogas: sí o no?

Mauricio González

Miércoles 10 de mayo de 2006 (18/05/06)
Reforma ver en reforma.com





Después de 3 años se aprobaron reformas a la Ley General de Salud que permitían la portación de drogas (marihuana, cocaína, LSD, peyote y otras), para consumo personal. La oposición a promulgar la nueva ley fue demoledora. Dos fuerzas poderosas se pronunciaron en contra: la iglesia católica, por temor a que esto fuera el inicio de la legalización de drogas y Washington, para evitar que México se convirtiera en un paraíso para el narcoturismo fronterizo. Resultado: el Presidente Fox vetó una ley que él mismo propuso al Congreso.

 

 

Los legisladores que votaron a favor de despenalizar la posesión de drogas en pequeña escala actuaron con intenciones válidas: reducir la corrupción policiaca y del ministerio público, que tienen discrecionalidad para determinar el delito y concentrar más recursos en combatir el comercio de drogas, más que su uso.

 

El tema de las drogas es demasiado complejo. Tiene numerosas aristas políticas, sociales y de salud, entre otras. Considérese el caso de la marihuana, la menos grave de las drogas que se intentaron despenalizar parcialmente. Se sabe que fumar cannabis daña los pulmones más que el tabaco; puede causar problemas de pérdida de memoria; disminuye la capacidad para resolver problemas y puede deteriorar la salud mental. No obstante, es la droga prohibida más común.

 

Algunos estudios revelan que más de la mitad de la población mayor de 12 años de EU (aproximadamente 83 millones de personas), ha probado marihuana alguna vez.

 

En México las estadísticas de consumo no son tan claras, sin embargo, según la PGR, en 2004 se aseguraron casi 100 toneladas de hojas de marihuana. Esto es suficiente para producir al menos 100 millones de "churros". El consumo conservadoramente podría ser cinco o seis veces mayor al monto confiscado, lo que equivaldría a media cajetilla de cigarros de marihuana, anual, para cada mexicano mayor de 15 años. Aún restando lo que se exporta, el mercado nacional es amplio y la demanda va en aumento.

 

A esto hay que sumar ganancias prácticamente irresistibles en su comercialización. Un estudio reciente del gobierno de Canadá revela que el precio de mercado de la marihuana al consumidor es cinco veces su costo de producción ($8.6 vs $1.7 dólares por dosis). En México, este margen de ganancia probablemente es menor, sin embargo, las utilidades de la cadena de producción y distribución de marihuana constituyen un imán gigantesco para nuevos participantes del narcotráfico. Con esos recursos se compra de todo: lujos, armas, autoridades y control político.

 

Un mercado boyante y un margen de utilidad excepcional, explican el acelerado crecimiento de la red de narcomenudeo. La PGR advierte que tan sólo en el DF, los puntos de venta se han triplicado entre 2001 y 2004 y en ellos se canalizan 18 toneladas de estupefacientes al año.

 

La realidad del consumo de drogas en nuestro País es insoslayable. La coyuntura no ofrece escoger entre una alternativa buena u otra mejor, sino entre la menos mala de las opciones. La propuesta de despenalización de las drogas para consumo personal parecía un avance en ese sentido, por lo contrario, preservar el status quo es condenarnos a que el problema siga creciendo.

 

Hace pocos meses un grupo de economistas de EUA, encabezados por dos premios Nobel (Milton Friedman y George Akerlof), firmaron una carta abierta sobre los beneficios de legalizar la marihuana, estableciendo un primer paso para administrar mejor el problema de las drogas en ese país.

 

En este comunicado citan un estudio de Jeffrey Miron, realizado en Harvard, en el que se estima que eliminar la prohibición del consumo de marihuana e imponerle un gravamen, ahorraría gastos a los gobiernos federal y estatales del orden de 7,700 millones de dólares al año y podría generar ingresos al fisco por 6,200 millones, bajo el supuesto que el impuesto fuera similar al del tabaco. Estos 14 mil millones de dólares de recursos públicos podrían destinarse a mejores usos. Es la misma lógica (aunque un poco menos elaborada), de los legisladores mexicanos frustrados por el veto presidencial reciente.

 

Como mencioné antes, no hay solución ideal para el problema de las drogas. Sin embargo, el combate al narcomenudeo no solamente debe regirse por criterios jurídicos o políticos, por presiones internacionales, o imponiendo mayores sanciones, también deben neutralizarse los incentivos económicos de la compra-venta de drogas. De lo contrario la narcoviolencia seguirá creciendo al parejo del mercado. Provocaciones tan grotescas como la del comandante municipal recientemente decapitado en Guerrero solamente apuntan en una dirección: multiplicarse. Aniquilar de tajo un trabajo de meses, como la reciente ley vetada, y cancelar el debate, quién sabe por cuánto tiempo más, han apagado una pequeña luz en un panorama que cada día es más oscuro.

 

Mauricio González es Economista. ...____--


ver en reforma.com


estás viendo:
Drogas: sí o no?
volver arriba
Prohibición


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation