Loading
Buscar en Drogas México

   

Un corresponsal en la guerra del narco :: Drogas México
trisección

Políticas

Cigarros, refrescos y congruencia
Un corresponsal en la guerra del narco
Respuesta de la PGR a la propuesta ciudadana


Hola cañanistas concientes: Les envio mi articulo sobre el libro de Victor Ronquillo, Un corresponsal en la guerra del narco, que se presentó...Acontecer, 8 de noviembre de 2006, primera plana y pág.2Un corresponsal en la guerra del narcoJuan Pablo García Vallejo“Mire amigo, le voy a dar un consejo. Este muerto no es...
NOV
8
2 0 0 6

0 comentarios


Un corresponsal en la guerra del narco

Juan Pablo García Vallejo

Miércoles 8 de noviembre de 2006 (15/01/07)
Acontecer Hola cañanistas concientes: Les envio mi articulo sobre el libro de Victor Ronquillo, Un corresponsal en la guerra del narco, que se presentó en una conferencia de presna el martes pasado...



Acontecer, 8 de noviembre de 2006, primera plana y pág.2

Un corresponsal en la guerra del narco

Juan Pablo García Vallejo

“Mire amigo, le voy a dar un consejo. Este muerto no es de aquí, llegó a Nuevo Laredo como usted, no sabemos quién era, ni lo que hacía, pero lo que tenemos claro era que no lo querían aquí. Que le vaya bien”. Esto es lo que dice indiferente un policía luego de llegar al lugar de los hechos de otro ajuste de cuentas entre carteles de la droga. Ajuste de cuentas, venganza, enfrentamiento da lo mismo es la guerra del narco, según el periodista y especialista en violencia social Víctor Ronquillo en su más reciente obra titulada Un corresponsal de guerra del narco, publicado por Ediciones B.

En conferencia de prensa en la librería el Otro Lugar de la mancha, en la privilegiada colonia Polanco, cerca de una veintena de periodistas nos reunimos para escuchar los motivos o razones que llevaron a Víctor Ronquillo a escribir esta obra literaria sobre una de las realidades más complejas y deshumanizadas que vive México, la guerra sin cuartel entre los diferentes carteles del narcotráfico y sus cada vez más profesionalizados sicarios

asesinos.

En primer lugar Ronquillo se sorprendió que un directivo de Ediciones B comenzara a publicar a autores mexicanos y que se alejara de los dictados de la metrópoli, se refiere al mercado editorial español. En el mundo cultural se conoce como escritores corporativos a los escritores que las editoriales españolas editan en España solo con fines puramente comerciales.

En segundo lugar, Un corresponsal de guerra del narco, reúne diversos trabajos ya antes publicados en Milenio Semanal o trasmitidos por radio y que fue escribiendo cuando como reportero siguió la ruta del narco de Culiacán hasta Tijuana y se adentro en los bajos fondos de este mundo criminal, ayudado por periodistas locales de esas ciudades que no pueden publicar las noticias referidas al narco por las graves consecuencias y riegos que corren al cumplir con su deber de informar de lo que pasa en su región.

Cabe aclarar que si bien hoy en día es una desgracia saber que en Nuevo Laredo se matan periodistas diario, esta visibilización del aumento de asesinatos de periodistas es por la debilidad de los carteles del narcotráfico y de la ineficacia de las autoridades de policía para hacer valer la justicia, porque antes los casos de periodistas asesinados solo aparecían en la prensa norteamericana y ningún gremio periodístico mexicano se atrevía a defenderlos.

Otro elemento que llevo a Ronquillo a escribir Un corresponsal en la guerra del narco, es recurrir a la literatura para hacer una denuncia de la realidad miserable creada por el narcotráfico pero de una forma estética, es decir, escribirlas bien para que los cuentos se diferenciaran de la literatura en caliente o de la literatura de urgencia. Reconoce que el tratamiento literario del narcotráfico se ha hecho en Sinaloa desde hace años por parte de Elmer Mendoza y aquí mismo hace meses comentamos la obra de Leonidas, Tierra blanca, la cuna del narcotráfico. Además del tratamiento periodístico hecho por Jesús Blanco Ornelas, Jorge Fernández y Pepe Ravelo.

Otro elemento es la nefasta relación del narcotráfico y la política.

Pero en conjunto se puede decir que los motivos que le llevaron a escribir estos cuentos es el aumento de la cantidad de periodistas desaparecidos, asesinados u hostigados por los sicarios de los carteles de la droga. Dice Ronquillo: “De principio para escribir estas historias no hago amistad con narcos, no hago amistad con policías.” Y con el libro quiere recuperar la vieja labor del escritor, funcionar como exorcista, es decir, alejar los fantasmas.

De mi parte le pregunte si en vez de hablar de una “guerra” del narco por qué no hablamos de un holocausto del narcotráfico, si en este año van 1, 600 muertes, en 20 a 25 años, Jesús Blanco Ornelas dice que se acumulan más de 40 mil muertos a causa del narcotráfico.

Ronquillo dice que es una guerra y no un holocausto porque en este último tiene que haber una instancia de poder que somete. Sobre esto da un ejemplo en su libro: “La otra parte está amarrada, tengo a dos que tres orejas de los federales en la bolsa. Van a ir a contra la historia de las casas de seguridad y los cien secuestrados. Necesitamos caerles a todos los pasados de listos, de quienes sospechamos y quienes ya la deben. Necesitamos tener gente para aventar pa’ rriba, acuérdense de que se trata de demostrar quién manda y cómo manda. Si pueden, cáiganle también a algunos de Los Chapos. Que sientan el Rigor.

Además de las orejas, tengo tratos con un alto mando que va a esperar el momento justo para atacar. Tiene planeado un operativo con mucha gente, con federales y soldados. Un operativo en el que van a tomar por asalto las casas de seguridad donde les vamos a poner a nuestros levantaditos.” Habla de cómo el narcotráfico y sus diferentes carteles están en una perpetua lucha por las plazas y rutas de la droga, de la utilización de los sicarios para ajustar sus cuentas. Sicarios que provienen de la miseria y otros coptados del mismo Ejercito Mexicano como los Zetas o mercenarios como los Maras. Ahora actual con pequeñas células, inclusive sin conocerse y el narcomenudeo es el generador de esta guerra atroz por el control de las tienditas.

Y reconoce que el narcotráfico es un poder fáctico y un problema de seguridad nacional. Y también admite que una posible solución a esta problemática compleja es la despenalización de las drogas, pues con ellas se terminaría con la violencia callejera que s ha venido generando y se acabaría el negocio de las drogas ilícitas. También le pregunte que en la literatura psiquiátrica y de psicología se habla del Síndrome Post-traumático de los Periodistas luego de cubrir una guerra, y cómo el le hizo para curarse de este mal. Menciono sencillamente que siendo un hombre muy feliz a los 50 años, convivir con su familia, amigos, el trabajo y la consecución de un proyecto de vida, donde se incluye una propuesta política, un compromiso de que este país sea mejor y que se transforme. Aunque admitió ser un músico de rock frustrado, esto no le impide ser feliz. Y tuve que abandonar la conferencia de prensa, salir volado de Polanco e ir porque me faltaba cerrar La Tinta Suelta y escribir esta colaboración. Ni modo no siempre uno puede hacer las preguntas que desea a los autores.

ACONTECER Propone despenalización para acabar con el negocio de drogas ilícitas


estás viendo:
Un corresponsal en la guerra del narco
volver arriba

Guerra antidrogas Narcotráfico Narcoviolencia Prohibición Seguridad pública Sinaloa


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation