Loading
Buscar en Drogas México

   

“Todos siembran esa madre” :: Drogas México
trisección

Políticas

Ley de ingresos de la federación para el ejercicio fiscal de 2012.
“Todos siembran esa madre”
¿Gana el narco?


En Campo Morado, un pueblo perdido en la sierra guerrerense, una buena parte de los vecinos se dedican a sembrar amapola. Lo hacen...Enclavada en la parte más alta del macizo montañoso de la sierra guerrerense se encuentra esta comunidad conocida como Campo Morado. Sus habitantes viven en la miseria extrema, pero nadie sale de la...
NOV
15
2 0 1 1
2 comentarios


“Todos siembran esa madre”

Javier Trujillo

Martes 15 de noviembre de 2011 (15/11/11)
Milenio ver en impreso.milenio.com

En Campo Morado, un pueblo perdido en la sierra guerrerense, una buena parte de los vecinos se dedican a sembrar amapola. Lo hacen porque no hay oportunidades de desarrollo. MILENIO acompaño al Ejército en un recorrido por la zona.



Enclavada en la parte más alta del macizo montañoso de la sierra guerrerense se encuentra esta comunidad conocida como Campo Morado. Sus habitantes viven en la miseria extrema, pero nadie sale de la población.

Una de las principales actividades de la región para sus dispersos habitantes es el cultivo de maíz y frijol, amén de la riqueza forestal que domina la zona y que con frecuencia es devastada para sembrar —en laderas y barrancas— decenas de terrenos con amapola.

La bellísima y mortal flor de amapola que se siembra aquí ha sido mejorada genéticamente, pues no sólo se logró cambiar el color, sino que una sola planta puede florecer con 27 bulbos de la que se extrae la goma de opio.

En esta apartada zona de lo más agreste de la sierra de Guerrero se puede ver decenas de casas aisladas; sus moradores siguen en la zona a pesar de que no cuentan con energía eléctrica, centros de salud, carreteras ni agua potable.

Luis Manuel García Oliveros es uno de los pobladores de Campo Morado. Sostiene que en esa comunidad carece de prácticamente todo. En este pueblo mucha población siembra amapola, “porque no hay otra entrada de dinero. No hay otra entrada de recursos para el campesino, no hay. Todos los que tenemos una familia tenemos que echarle ganas a lo que haiga”, dice convencido.

Agrega que en este poblado, enclavado entre faldas de cerros, “la mera derechera es que no hay empresas, que haiga dónde vamos ir a trabajar, nos vemos obligados a trabajar en eso”, admite ante la mirada de los pobladores.

—¿Todos siembran, todos trabajan en la siembra de enervantes? —se le inquiere.

—Nos vemos obligados a trabajar en eso todos, todos; esa es la derechera, todos aquí, pues todos trabajan o se ven obligados a trabajar, todos —dice convencido.

Un recorrido de cuatro horas permite observar cómo en laderas con inclinaciones peligrosas decenas de hectáreas han sido sembradas con amapola, algunas entre los cultivos de maíz y frijol.

Los helicópteros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) realizan verdaderas acrobacias para fumigar esos plantíos. Hay vuelos rasantes y sobrevuelos en la zona; también verificación de soldados a pie. Es la única manera de confirmar que se trata de cultivos de maíz y frijol y, en medio decenas de cientos de plantas, las de amapola de medio metro listas para rayarse.


Inicio de las acciones

Los efectivos militares que destruyen los plantíos de amapola llegan a bordo de vehículos Hummer. Muchos de esos sembradíos están a la orilla de la carretera y son regados con aspersores y mangueras. Pero hay un elemento adicional: se trata de una semilla mejorada que cambia el color de la flor.

Sobre la marcha, uno de los militares comenta en cortó: “Cuando llegamos estos cerros estaban tapizados de esta madre, pa donde voltearas había un cerro con amapola; le hemos pegado duro, pero falta mucho”.

Un vehículo Nissan Estaquitas es detenido. Los soldados bajan y cubren el perímetro; “hay que asegurar el área”, se oye, y bajan con el fusil en ristre, voltean para un lado y luego para otro, revisan a los ocupantes y los dejan ir.

—¿Qué hubo? ¿Qué encontraron? —les preguntan

—Nada, son gente que vive por acá, pero vienen hasta la madre de borrachos; no traen nada ilegal.

Es el teniente del Ejército, encargado del destacamento José Alonso González Cortés, quien explica que los solados tienen que ingeniárselas para descubrir los plantíos ocultos o camuflados.

“Aquí por lo regular se da el crecimiento de ese tipo de plantas en esos colores: blanca, roja o violeta”, dice, mientras una docena de militares, machete en mano, destruyen un plantío.

—¿Han encontrado también plantíos mixtos?

—Así es. Aquí por lo regular la gente los camufla con plantíos de maíz para que no se detecten por vía aérea.

—¿Qué otras formas se utilizan para esconder u ocultar los cultivos de amapola?

—Esa es la forma principal, como el frijol, para evitar estar a la vista de uno, ocultar la planta de la amapola.

—Hemos visto algunos claros en la zona, ¿esas son áreas que han utilizado para la siembra de amapola?

—Sí, por lo regular. Básicamente es para lo que lo utilizan; como se había dicho con el cultivo de maíz, lo ocultan de ambas formas.

—¿A ustedes les cuesta más trabajo localizar quién realiza la búsqueda y localización de los plantíos?

—Pues uno debe ingeniárselas para localizar este tipo de plantíos.


Cifras del operativo

Aunque se asegura que el combate a la siembra y cultivo de enervantes se ha abandonado, de acuerdo con cifras de la comandancia de la novena Región Militar, han sido erradicados mil 468 plantíos de mariguana (187 hectáreas).

Hasta el momento se han destruido 44 mil 715 plantíos de amapola con una superficie cercana a 200 hectáreas; se han decomisado más de 420 kilogramos de goma de opio, mil 868 de semilla de amapola y 205 kilogramos de heroína, entre otros enervantes.

En la parte alta de la sierra permanecerán más de mil efectivos para destruir plantíos de estupefacientes en la sierra guerrerense.

El persona militar que participa en el operativo lleva 15 días en acción y permanecerá en la zona tres meses

ver en: impreso.milenio.com

ver en impreso.milenio.com


estás viendo:
“Todos siembran esa madre”
volver arriba


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


ricardelico :
Lo mortal es la política de guerra contra el opio, en lugar de una reglamentación donde el campesinado mexicano pueda cultivar amapola para los mercados regulados de medicamentos. Da coraje que los periodistas sigan tropezándose con la terminología mitológica de las drogas como mal absoluto: "la bellísima y mortal flor de amapola". Digo, es históricamente una medicina antes que otra cosa. Lo narcótico y adictivo es el opio derivado de la leche que se aprecia en una imagen emanando de unos cortes al bulbo de la flor fecundada.
16/11/2011 | 17:13
en “Todos siembran esa madre”
   
ricardelico :
Un vistazo a la realidad de los operativos contra cultivos de pobladores locales; un tema que amerita la atención de las políticias de desarrollo rural (que hacen uso de conceptos como "sustitución de cultivos"). Vale la pena el (mini) reportaje completo.
16/11/2011 | 17:11
en “Todos siembran esa madre”
   
DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation